Hayletbennett Allyship Foresight

Alianza: Todos tenemos una funcion que desempeear en el futbol

Previsión Perspectivas

Comparte esta cita

Cerrar
Hayletbennett Allyship Foresight

Debemos reflexionar sobre la función que podemos desempeñar como individuos, con el fin de hacer del fútbol un deporte para todos: los futbolistas, seguidores y quienes trabajan entre bastidores. El concepto de alianza (allyship) nos da la clave para ello. Como define la Anti-oppression network (Red contra la opresión) la actividad de alianza implica una práctica activa, coherente y ardua de desaprendizaje y reevaluación, en que una persona en posición de privilegio y poder aspira a operar de forma solidaria con un grupo marginado.

¿Qué forma debería adoptar la alianza en el fútbol? Para que ello sea verdaderamente eficaz y provoque el cambio que necesitamos ver, debemos ir más allá de los eslóganes y términos acuñados. No podemos ser aliados únicamente cuando surgen problemas; por el contrario, se exige nuestra atención constante. Si bien la actividad de alianza debe ser visible, su práctica significativa es más bien introspectiva: tiene lugar cuando nadie observa. Los aliados deben denunciar cada acto de abuso, pero reconocer también que la discriminación y la opresión se producen en cada esfera de nuestra sociedad.

La discriminación es una batalla diaria con la que muchos deben lidiar, y las voces de los aliados pueden ser las armas más eficaces en la lucha. Debemos seguir denunciando y combatiendo incidentes de discriminación que tienen lugar abiertamente, agrupándonos en torno a quienes la han sufrido y apoyándoles tal como necesitan. También debemos ir un paso más allá y aprovechar nuestra voz entre bastidores: especialmente, instando a quienes tienen influencia o poder. Para la persona objeto de discriminación, es mucho más difícil afrontar las consecuencias habituales de enfrentarse al perpetrador. La alianza no debe limitarse a los jugadores con un perfil público; los aliados en toda la industria del fútbol deben posicionarse para retar el abuso y el trato injusto, desde los debates habituales que rodean la contratación de entrenadores, futbolistas y otro personal, al parloteo diario que cruza la línea y marca estereotipos sobre los demás. El silencio y la inacción mantienen el estado de cosas en su lugar.

Al igual que distintas formas de discriminación afectan a las personas de distintos modos, la alianza no es una solución ‘de talla única’. La alianza que no responde a todos los indicios de discriminación que se extienden en el fútbol y en la sociedad será ineficaz y causará más daño que beneficio. Por ejemplo, al defender de forma separada al colectivo LGBTQ+, a las personas de color o a las mujeres, pasamos por alto los modos en que la homofobia/bifobia/transfobia, racismo y sexismo se solapan y tienen un impacto en múltiples niveles. Podemos experimentar las ventajas de algún privilegio en un aspecto de nuestra identidad, pero afrontar también la marginación en otro aspecto. Por ello, debemos seguir defendiendo la posición de alianza tanto dentro como fuera de nuestras comunidades, y hablar por quienes reciben la mayor marginación.

La alianza nos exige asumir riesgos; nunca es fácil. La verdadera alianza en el fútbol exige que busquemos oportunidades que nos dirijan al cambio. Debemos dedicar tiempo y hacer sacrificios, de modo que participemos en un mundo que aborde la discriminación y la marginación. Ese trabajo implica educarnos a nosotros mismos y a otros, sin exigir que quienes sufren la discriminación tengan que ser los educadores. No podemos permitirnos ver la discriminación y la opresión como algo que ocurre lejos de nosotros; debemos aceptar nuestra responsabilidad para tomar conciencia de las conductas, las prácticas y el lenguaje, y corregirlos.

Una alianza significativa exige un sentido de finalidad. Debemos demostrarlo cada día, estar dispuestos a aprender y listos para actuar. La alianza es un viaje que nunca finaliza: siembre tendremos más por aprender y compartir con quienes recorren el mismo camino.

Hayley Bennett
Sobre

Hayley Bennett

Hayley Bennett es asesora en materia de Diversidad, igualdad e inclusión, investigadora y defensora en diversas campañas llevadas a cabo en distintos ámbitos comerciales y en el fútbol, conducentes a crear comunidades y organizaciones más integradoras y equitativas. Dirige Nutmegs, comunidad futbolística para mujeres y personas de género no binario de color, y ha sido nombrada una de las personas de color más influyentes en el fútbol, siendo incluida en la 2020 Football Black List (iniciativa que reconoce a las personas de color más influyentes). En 2021, Nike reconoció su función revolucionaria en el deporte y estuvo incluida en lista de Líderes de la Próxima generación para la Industria del Deporte menores de 30 años.