Israil Gurungu Header

Israil Gurung dirige su propia academia: “Ayudar a la juventud a desarrollar una vida mejor de la que conocemos”

Impacto del Jugador Historia del jugador
12 de abril de 2022
Israil Gurungu Header
  • Israil Gurung ha establecido una academia para jóvenes, en su ciudad natal de Jaigaon (India).  
  • El antiguo jugador del Churchill Brothers aprovecha el fútbol para crear un sentido de comunidad entre los niños asistentes, al mismo tiempo que les alienta a seguir su formación durante el mayor tiempo posible.  
  • Este jugador de 32 años ha hecho un llamamiento para que quienes ocupan posiciones de poder inviertan en las generaciones más jóvenes, de forma que puedan desarrollar perspectivas de un futuro más brillante. 

“Muchos de mis amigos me dicen que soy un ingenuo. Quizá me quedaban todavía tres años de mi carrera futbolística, y sin embargo esta temporada he rechazado ofertas para fichar con clubes. A veces, cuando veo jugar a mis viejos compañeros de equipo, verdaderamente lo echo de menos, pero no puedo hacer dos cosas a la vez.  

Hace unos tres años, establecí la Academia de fútbol Israil Gurung para difundir el fútbol entre los niños de mi ciudad natal, Jaigaon, y he descubierto que lo que hacemos es una piedra angular para nuestra comunidad, así que no puedo dejarlo atrás.  

Israil Gurung 1

En este caso, el fútbol es mucho más que un simple pasatiempo; es una disciplina, es un modo de educar a los participantes acerca de la salud, la nutrición y el deporte y, para algunos, puede ser incluso una opción de carrera.  

Nuestra ubicación rural, justo en la frontera de la India, desafortunadamente significa que muchas drogas pasan por la ciudad, introduciendo malas influencias y futuros miserables para nuestros jóvenes. Deseo alejarles de ello, darles un espacio seguro.  

No hago diferencia entre los niños y las niñas, porque para que una comunidad prospere ambos necesitan educación y una visión equilibrada del mundo. Mi aspiración es mostrarles una vida fuera de lo que conocen y alentarles a formar parte de ello. Para unos pocos afortunados se les abrirán las puertas, como me ocurrió a mí, pero para otros, simplemente animarles a mantener su formación es suficiente para cambiar el curso de sus vidas.  

Casi hemos creado una comunidad propia dentro de la academia, y no importa su edad, género o procedencia: nunca rechazaré a nadie que desee formar parte de lo que hacemos. Si el fútbol les da un enfoque positivo, entonces vale la pena. Algunos de los niños que llegaron aquí verdaderamente no tienen nada; nadie se ocupa de ellos, no tienen perspectivas de formación y luchan diariamente por conseguir alimento. Trabajamos para proporcionar lo que podemos además de entrenamiento, ya sea algo que comer cuando terminan de jugar, pequeñas enseñanzas, o cualquier otra cosa que esté a nuestro alcance para garantizar que vengan cada día. 

Israil Gurung Academy 2 110

Sin embargo, con recursos limitados, no podemos hacer gran cosa. La infraestructura es de muy baja calidad, y los campos suelen compartirse con el ganado.  

El sindicato de futbolistas de la India ha contribuido para proporcionarnos el equipamiento que necesitamos, y soy muy afortunado de tener amigos en la industria que ofrecen su apoyo: ya sea donando balones, conos o cualquier otra cosa. No obstante, lo que realmente necesitamos es respaldo económico. Necesitamos que los líderes de nuestra comunidad inviertan en la juventud: desarrollar una vida para ellos que sea mejor de lo que conocemos, con la esperanza de que, a su vez, ellos hagan lo mismo por las generaciones futuras. El mundo avanza día a día, y nos estamos quedando atrás, sin asistencia sanitaria ni formación estamos manteniendo a nuestro pueblo en una posición de retraso: condenándolos a nacer y morir en una sociedad estancada.  

Pese a las dificultades que afrontamos, verdaderamente amo el trabajo que hacemos. Nos tomamos el entrenamiento en serio, y me aseguro de que todos nuestros participantes se centren en la tarea que llevamos entre manos, y puedes verles sonreír mientras se esfuerzan: disfrutando verdaderamente por formar parte de algo. Bromean al respecto, se abren a mí, a sus entrenadores y colegas, y, en ocasiones solo por un momento, se olvidan de las dificultades que afrontan. Simplemente, son niños que disfrutan jugando al fútbol.  

“Deseo que sean mejores que yo, que lleguen más lejos, e inspiren a toda una nueva generación”

— por Israil Gurung

Soy solamente un hombre y sé lo que es el fútbol, por lo que retribuyo a mi comunidad, pero no es suficiente, y no puedo hacerlo para siempre. Tengo mis propias aspiraciones para una carrera como entrenador, pero ¿quién tomará mi testigo cuando yo no esté?  

Soy un ejemplo de alguien que salió al mundo y logró algo que parecía imposible cuando estaba creciendo, y cuando volví a mi ciudad natal era algo que los niños admiraban en mí. Lo que deseo para estos niños a quienes entreno, es que sean un ejemplo para otros; deseo que salgan y dejen su impronta en el mundo, y que muestren a su comunidad lo que es posible lograr si amplías tus horizontes. Deseo que sean mejores que yo, que lleguen más lejos, e inspiren a toda una nueva generación: pero, para que eso ocurra, necesitamos el apoyo de las generaciones que llegaron antes.