Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

Jugadores de fútbol polacos están luchando contra la intimidación después de repetidos incidentes contra sus compañeros de profesión que están siendo obligados a entrenar solos por no estar de acuerdo con las nuevas condiciones del contrato.

En el último caso, Slask Wroclaw ordenó al delantero Sabino Plaku a que soportara 14 brutales horas al día durante seis meses después de que se negara al recorte de más de la mitad de su salario. Plaku dice que los funcionarios del equipo "hicieron todo lo posible para destruir mi mente".

El tratamiento es tan común en Polonia que tiene un nombre: "el Club del Coco". El nombre se le puso después de que Daniel "Kokos" Kokosiński fuera acosado por Polonia Varsovia en 2009. Kokos significa coco en polaco.

Como parte de la campaña organizada por el PZP, el sindicato de jugadores de Polonia, compañeros de equipo del Olimpia Grudziaz se reunieron en el vestuario del equipo de la segunda división y gritaron "Vamos a destrozar al Club del Coco" antes de que Patryk Skórecki demoliera un coco con un hacha.

Lukasz Surma, que ha jugado más de 500 partidos en la primera división de Polonia, se unió a sus compañeros del Ruch Chorzów, Marius Stępiński y Michał Emir, para atacar simbólicamente un coco con una llave inglesa.

Mateusz Bak partió uno con un hacha de mango largo a un lado de un campo de entrenamiento. Bak ha recibido la orden de quedarse en el segundo equipo de la primera división Lechia Gdańsk desde noviembre por una disputa sobre el contrato. 

Pawel Mandrysz, un jugador del equipo Sub-18 de Polonia, destruyó un coco lanzándolo en la entrada driveway de su casa. Otros jugadores también están tomando parte en la campaña y publicando sus vídeos en las redes sociales. 

Vea una recopilación de los videos a continuación y siga la campaña de PZP en las redes sociales para ver más en #KOKOSmash.