Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

El próximo mes, unos 300 futbolistas que juegan en Rumanía y que tienen problemas de impago tendrán libertad para abandonar 14 clubes declarados en quiebra, después de que el sindicato de futbolistas AFAN haya culminado con éxito su campaña para cambiar la legislación.

El parlamento del país votó 152-3 para modificar una legislación sobre insolvencia que ha permitido a los equipos declarados en quiebra tratar a los jugadores como si fueran activos y retenerlos debido a su valor en el mercado de transferencias.

AFAN, con sede en Bucarest, ha estado dos años promoviendo un cambio en la legislación, ejerciendo su influencia sobre los responsables de la formulación de las leyes y destacando el caso de los futbolistas que quedan atrapados en esa situación, como el brasileño Rafael Kneif, a quien se le impidió incorporarse a clubes en Inglaterra e Italia durante el periodo de transferencias debido a la legislación aplicable.

Cuando se publique la modificación del Parlamento en el Boletín oficial de Rumanía el mes que viene (abril), los futbolistas que no hayan recibido su salario durante tres meses podrán iniciar acciones para poner fin a sus respectivos contratos de manera legal.

“Esta es una victoria enorme para nosotros y para los jugadores,” ha manifestado el presidente de AFAN, Emilian Hulubei (en la foto). “Algunos de nuestros miembros llevan sin cobrar un año o más.”

“Los clubes han aprovechado la legislación sobre insolvencia como herramienta para no pagar a los futbolistas. Durante muchos años la ley les ha protegido muy bien.”

Catorce equipos de las dos principales divisiones se encuentran en quiebra. La modificación de la legislación beneficia también a atletas de otros deportes, como el balonmano.

AFAN no ha recibido apoyo para su campaña por parte de la Federación rumana ni de la liga, porque como ha manifestado Hulubei, a los clubes no les interesaba cambiar la legislación.

“Hemos ganado esta victoria por nuestros propios medios,” ha afirmado Hulubei. “Es la primera vez que hemos podido cambiar una legislación en materia financiera en Rumanía.”