Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

Europol ha presentado recientemente los resultados de una extensa investigación sobre malversaciones dentro del fútbol profesional. El secretario general de la FIFPro, Theo van Seggelen, ha reaccionado a esta investigación en una entrevista concedida al diario holandés Trouw.

 

A principios de este mes, Europol presentó el resultado de una extensa investigación sobre malversaciones en el sector futbolístico. Para la FIFPro, el sindicato internacional de futbolistas profesionales, las cifras no suponían ninguna novedad. ‘Ya teníamos un conocimiento previo a este respecto’, dice Theo van Seggelen, secretario general de la FIFPro. Por tanto no ha habido ninguna sorpresa, lo cual no quita que la organización esté muy preocupada por el creciente control de los criminales sobre el deporte.

 

Desde hace mucho tiempo existe un estrecho contacto entre la FIFPro y el departamento de investigación criminal europeo, dedicado a la lucha contra las organizaciones criminales, especialmente el narcotráfico. ‘Este contacto surgió porque Europol y el mundo del fútbol tienen dos puntos de vista totalmente opuestos sobre el modo de afrontar esta cuestión. Los directivos futbolísticos apuestan por la tolerancia cero. Esto supone detectar el problema rápidamente y tratar a los jugadores con mano dura.

 

Europol tiene otro enfoque, que a nosotros nos gusta más. No hay que emplear mano dura con los futbolistas, sino con las personas que mueven los hilos. Para Europol, la lucha contra el amaño de partidos supone un claro esfuerzo en la guerra contra el crimen organizado, porque también está involucrado el blanqueo de capitales de procedencia ilícita. Ellos no están interesados en el fútbol, sino en el crimen organizado.’

 

Según Van Seggelen, Europol quiere ponerse en contacto con jugadores que ya estén implicados en la manipulación de partidos. ‘Desean infiltrarse y para ello deben utilizar los conocimientos de los amañadores. Es justo lo contrario de lo que el mundo del fútbol desea conseguir con su política de tolerancia cero. La segunda gran diferencia es que el mundo del fútbol no se percata de que el crimen organizado ya está infiltrado en este deporte.’

 

‘Pienso que la colaboración entre Europol y el mundo del fútbol no es demasiado buena. El mundo del fútbol subestima la influencia de las mafias en los clubes o en las organizaciones futbolísticas. El presidente de la Federación serbia de fútbol daba gritos de alegría al ver que según el estudio de Europol no se habían producido detenciones en su país. En su opinión, queda así demostrado que no existe amaños de partidos en Serbia. Pero nosotros sabemos por los propios jugadores que Serbia es el país donde se producen más amaños.’

 

Diversos informes de la Unión Europea demuestran según Van Seggelen que el fútbol es un sector idóneo para el blanqueo de capitales, y esto lo sabe por su propia experiencia. ‘Llevo ya muchos años en este mundo y muchas veces me pregunto con qué fines se utiliza el fútbol. Verás, la movilidad de los trabajadores en la Unión Europea es del tres por ciento. La de los futbolistas es del treinta por ciento. Está claro que gracias a esa movilidad el dinero puede circular con más facilidad, por todo el mundo. Las cifras astronómicas que llegan a pagarse por los jugadores te hacen pensar: es imposible que sea únicamente por razones deportivas. Está claro que el sistema de traspaso de jugadores se utiliza para blanquear dinero.’

 

Un informe interno de la FIFPro demuestra que la táctica empleada con los jugadores retrasando el pago de sus salarios tiene como objetivo hacerles vulnerables para que participen en el amaño de partidos. ‘He oído decir al ministro de deportes de Chipre que tenía conocimiento de algunos presidentes de clubes que no pagaban el salario a sus jugadores y cinco meses después les decían: te vamos a pagar, pero a cambio debes amañar tal o cual partido. Esto es algo habitual en esos países, pero en Holanda resulta impensable.’

 

Según el sindicalista, la situación va de mal en peor. En 2012 se realizó un estudio detallado sobre la posición de los jugadores en Europa del Este. Un estudio semejante sobre los jugadores de Europa Occidental y Central debe demostrar la envergadura de este problema. ‘Esto es beneficioso para los jugadores, a los que debemos proteger. La política de tolerancia cero de la UEFA y de la FIFA no conduce a ninguna parte. Los jugadores siempre tienen las de perder con esta política. Si denuncian voluntariamente que han participado en el amaño de partidos, son perseguidos por el fiscal de la FIFA. No tienen escapatoria alguna. Lo que queremos es que los jugadores hablen. Actualmente hablar significa castigo y fin de la historia, fin de la carrera deportiva. No existe ninguna posibilidad de contar una historia y en contrapartida recibir un castigo menor, como ocurre en el ciclismo en los casos de dopaje.’

 

Van Seggelen teme que el fútbol ‘se esté convirtiendo en un mundo nebuloso al que los criminales pueden acceder cada vez con mayor facilidad’. ¿Un ejemplo? ‘Durante una negociación en Rumanía oí decir a alguien: medio Bucarest me pertenece. ¿Qué vienes tú a hacer aquí? Yo no tengo nada que discutir contigo. En una ocasión en Ucrania me echaron de la reunión a los cinco minutos de empezar. Y al tipo aquel con el que hablé en Rumanía le asesinaron. Y he estado hablando con personas que al poco tiempo fueron detenidas. Es muy preocupante que este tipo de gente llegue a ocupar cargos directivos en el fútbol. Si me fijo en clubes con grandes inversores extranjeros, no dejo de preguntarme cuáles pueden ser sus motivos. Esta combinación de hechos y experiencias me producen un gran nerviosismo en lo que se refiere al futuro del fútbol.’

 

La espina que tiene clavada la FIFPro es que cada vez hay más jugadores pasan a ser propiedad de personas, la llamada ‘multipropiedad’. ‘Es una situación que raya en lo canallesco. En mi propio círculo jamás he conocido a alguien que sea propietario de un jugador. Esto se ha convertido en un circuito tenebroso, que incluso está explotando en Europa. De esta forma los criminales pueden extender sus tentáculos cada vez más en el mundo del fútbol. Tienen intereses que van más allá que el propio juego.’