Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

Lucien Valloni, presidente de la asociación de fútbolistas en Suiza sobre el caso del FC Sion: 'Ahora es obvio que la imagen del fútbol suizo ha resultado perjudicada a los ojos del fútbol mundial, y que en la práctica el fútbol suizo en su conjunto también se ha visto afectado por la decisión de la UEFA.

 

Por lo tanto, el caso Sion ha pasado a afectar a todo el fútbol suizo.

 

Ahora que numerosas partes están implicadas, el primer paso es enumerar la lista de actores que han participado en este asunto, y con qué motivos; el segundo paso es evaluar dichos motivos.

  • La Liga del fútbol suizo tiene un comprensible interés en esclarecer las relaciones relativas a la competición actual. La Liga del fútbol suizo ha implementado de manera sistemática las decisiones con fuerza jurídica de la FIFA y el TAD.
  • Por diversas razones, los adversarios deportivos del FC Sion consideran que seguir con los partidos bajo protesta es una oportunidad de obtener una victoria académicamente, sin ningún riesgo real.
  • El FC Sion cree que está en lo cierto, específicamente basándose en el precedente del Mexès/AS Roma, y está recurriendo a todas las posibilidades. Esto ya se sabía, y verdaderamente no sorprende.
  • La FIFA desea ver que su decisión tenga fuerza jurídica, y que se cumplan las del TAD; evidentemente, no considera relevante el caso Mexès/AS Roma.
  • La UEFA desea mantener su competición libre de condiciones confusas y, por esa razón, obviamente está tomando sus propias decisiones.
  • Los jugadores desean jugar a toda costa.
  • El TAD, que tiene que decidir la cuestión de si el FC Sion puede apoyarse en el precedente del Mexès/AS Roma, se está tomando todo el tiempo del mundo para hacerlo.

 

A continuación, como segundo paso, es necesario examinar cómo evaluar el comportamiento de las diversas partes en esta cuestión.

 

No puede reprocharse nada a la Liga del fútbol suizo. En primer lugar, implementó la decisión con fuerza jurídica de la FIFA y el TAD en el asunto El Hadary. En consecuencia, actuó correctamente y no se opuso a la decisión del tribunal civil con referencia a las medidas preventivas ordenadas y, como medida preventiva, clasificó al jugador.

 

La FIFA desea hacer cumplir la decisión con fuerza jurídica, pero correctamente ha tenido que acatar la decisión del tribunal civil y ha reconocido la calificación internacional. El hecho de que la FIFA desee hacer cumplir su decisión con fuerza jurídica es lógico y no es inusual, pero solo si los abogados de la FIFA pueden considerar en buen juicio que el precedente Mexès/AS Roma no es verdaderamente relevante.

 

 

Los oponentes deportivos (los clubes suizos e internacionales) están actuando realmente por motivos puramente egoístas, aunque comprensibles. Esto no es inusual, sino que era previsible y, sin duda, ejerce presión sobre el Sion.

 

En contraste con la FIFA, la UEFA no parece estar teniendo en cuenta el resultado fáctico de la decisión del juez civil. Todavía quedan por ver y conocerse las razones para ello.

 

Cuando firmaron sus contratos de trabajo, los jugadores sabían que se había pronunciado una prohibición sobre transferencias contra el FC Sion. Por consiguiente, en estas circunstancias, probablemente debería darse más importancia al interés de los jugadores por la correcta marcha de los partidos que al derecho del jugador del Sion, que se ha visto afectado de manera individual en el ejercicio sin trabas de su ocupación. Han jugado al póquer y han contado con que la partida iba a ser positiva y rápida. Pero hasta el momento no se ha emitido una decisión de manera rápida, ni tampoco se atisba un resultado positivo en un horizonte cercano. Han visto que la última oportunidad era recurrir a un tribunal civil. Todavía queda por ver si esta ha sido más bien una victoria pírrica.

 

Sin embargo, el comportamiento del TAD es irrazonable y absolutamente incomprensible. Es totalmente apremiante una decisión que establezca una orientación, tanto para el juego suizo como para el europeo, porque a pesar de la decisión de la UEFA, todavía no se ha pronunciado la última palabra. El hecho de que el FC Sion recurriera a todos los medios posibles era obvio desde el principio, como tampoco podría haber soslayado la actuación del TAD (que tiene su sede en la Suiza francófona).

 

Además, el TAD se estableció como un tribunal de arbitraje por la FIFA en sus estatutos, con la esperanza de que proporcionara experiencia, celeridad y mayor autonomía que la jurisdicción civil. Pero si en cuestiones tan esenciales el TAD deja evidentemente solas en el campo a todas las partes mencionadas y no toma cartas en el asunto sino que, al contrario, lo mantiene en un estado de incertidumbre, no debería sorprendernos que las partes consideren que no se obtiene una protección jurídica eficaz; es decir, rápida, por parte del TAD, y que por esa razón se recurra a un tribunal civil.

 

Tampoco debería apoyarse el recurso a un tribunal civil pues, después de todo, el sindicato de futbolistas desea también una autoridad de arbitraje sobre cuestiones del fútbol, con una representación equitativa para los jugadores y la dirección, que se introduzca a nivel de Federación, pero si tal recurso se impide en el futuro, será necesario adoptar mecanismos más rápidos de toma de decisiones en tales casos.

 

El sindicato de futbolistas luchará por conseguir este objetivo. Las decisiones de tal relevancia deben adoptarse mediante un procedimiento expeditivo, con los necesarios derechos procedimentales.'