Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

FIFPro y el sindicato suizo de futbolistas (SAFP) reciben con agrado la decisión de la Federación suiza de fútbol (SFV) de dar a Fabian Schär tiempo suficiente para recuperarse de su lesión en la cabeza y dejarle fuera del partido clasificatorio para la Eurocopa contra Dinamarca.

Durante el partido disputado el pasado sábado contra Georgia, Schär perdió el conocimiento tras un choque de cabeza contra un oponente. El futbolista internacional suizo pudo seguir jugando pese a mostrar signos de posible conmoción cerebral, tales como pérdida de conciencia, falta de equilibrio y dolor de cabeza. Incluso, un jugador georgiano impidió que Schär se tragara la lengua.

En una carta enviada hoy, FIFPro y el sindicato suizo han solicitado a la Federación suiza de fútbol que aplique el protocolo oficial en los casos de conmoción cerebral para prevenir incidentes similares al de Schär. Ambos sindicatos de jugadores han recordado también al SFV el protocolo para la reincorporación gradual al juego, que define los pasos obligatorios y el tiempo que debe transcurrir antes de que un jugador pueda volver a jugar plenamente sobre el campo.

“Es una señal positiva que la federación suiza de fútbol comprenda la importancia de dar prioridad a la salud de Schär,” ha afirmado Jonas Baer Hoffmann, Director de Políticas de FIFPro. “Por supuesto, sabemos que le gustaría jugar, pero tiene que recibir protección. Otro golpe en la cabeza podría tener graves consecuencias para su salud a largo plazo.”

Schär, Lopes y Ospina

El incidente de Schär ha ocurrido tras otras situaciones ocurridas recientemente con los guardametas Anthony Lopes (Olympique de Lyon) y David Ospina (Nápoles), en las últimas semanas. Lopes perdió el conocimiento en un partido contra el Barcelona, pero se le permitió jugar durante diez minutos antes de ser sustituido. Ospina chocó contra un oponente en un partido de liga, pero permaneció sobre el campo de juego hasta que perdió el conocimiento, treinta minutos después.

Los casos de Schär y de Lopes ocurrieron en competiciones oficiales de la UEFA, y demuestran que el protocolo actual en caso de conmoción cerebral en el fútbol profesional no protege a los jugadores adecuadamente.

FIFPro ha estado presionando a los organizadores de la competición para que introduzcan cambios orientados a corregir estas deficiencias que perjudican seriamente la salud de los jugadores.

Por ejemplo, es importante que un médico independiente colabore con el médico del equipo para decidir si un jugador que haya sufrido una posible conmoción cerebral puede continuar sobre el campo de juego.

Además, deberá permitirse la presencia de un sustituto temporal sobre el campo de juego, con tal de permitir al personal médico tiempo suficiente para examinar si el jugador lesionado presenta síntomas de haber sufrido una conmoción cerebral.

Otras medidas incluyen la aplicación obligatoria del protocolo gradual para la reincorporación al juego.