Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

Al tiempo que la temporada 2011/2012 de la Premier League inglesa será recordada por los grandes momentos de fútbol que ha proporcionado, sin duda ha sido también un año difícil para el sindicato inglés de futbolistas profesionales (PFA), pues la campaña se ha visto salpicada por una serie de incidentes calificables de ‘racistas’.

 

En una entrevista exclusiva concedida al Telegraph Sport, el director ejecutivo del PFA, Gordon Taylor, y el director ejecutivo adjunto Bobby Barnes reflexionan sobre la que ha sido una temporada difícil para el sindicato.

 

Bobby Barnes ha reconocido que el sindicato afrontó críticas de sus propios miembros, que consideraban que el PFA no había hecho suficiente por apoyar a los jugadores negros tras los incidentes de Suárez y Terry ocurridos esta temporada:

 

'Hablamos con nuestros miembros y mantenemos la comunicación en todo momento', ha manifestado Barnes. 'Pero no podemos entrar en polémicas. Tenemos una responsabilidad y debemos demostrar e inculcar a todos los miembros que somos capaces y dignos de representarles. Llevamos 105 años de existencia, y hemos superado otras crisis antes. Tenemos que ser suficientemente grandes para aceptar y reconocer que hay cosas que podemos hacer mejor la próxima vez.'

 

'Se ha creado un clima ahí afuera. Una de las cosas con las que coincide y que ha creado las condiciones para la tormenta perfecta es que la gente de color cree que en cualquier campaña que apoyamos nos hemos vuelto complacientes y nos hemos alejado del problema del racismo. La sensación es que la casilla está marcada y que hemos pasado a otra cosa.'

 

Pero el PFA considera que cualquier alejamiento de las directrices contra el racismo sería dar un paso atrás, y ha llamado a todos sus miembros a la unidad. 'Todo lo que hacemos incluye el mensaje contra el racismo', ha afirmado Gordon Taylor. 'Lo decepcionante en este último año es que se ha dado un paso atrás.'

 

'Si tienes el problema de que no existe unidad, se llega a una situación en la que tres cuartas partes de los miembros no son de color y pueden decir: ‘Dejemos que se ocupen ellos.’ El problema solo se resolverá si avanzamos todos juntos.'

 

'No debe olvidarse que no somos un organismo disciplinario. Es como si un padre tiene dos hijos que pelean entre sí. Lo que hacemos es establecer el proceso. Si [la mala conducta] es racista, entonces se castiga doblemente. Esa fue nuestra iniciativa. El mensaje es muy claro.'

 

Los desacuerdos y las protestas contra la sanción de ocho partidos al jugador del Liverpool, Luis Suárez, expresados por el propio jugador, el club y los hinchas, ciertamente parecen confirmar las palabras de Taylor.

 

Clarke Carlisle, presidente del PFA, se ha hecho eco del parecer de Taylor en Twitter, en respuesta a la pregunta de si es necesaria una ''Asociación de Futbolistas de Color'': 'Definitivamente, no. Eso nos clasificaría inmediatamente como ''nosotros'' y ''ellos''. El sindicato representa a una gran diversidad y cuenta con buenos canales de comunicación. Para avanzar tenemos que sentarnos y escuchar las distintas voces y opiniones.'

 

Dado que los últimos acontecimientos han enfrentado a los miembros entre sí, el sindicato debe proceder con equilibrio, pero remarca que existe una función de gran apoyo que desempeñar para los futbolistas que consideran que son víctimas del racismo.

 

Comentando sobre su propia experiencia como jugador, Barnes añade: 'Éramos la generación de ''poner la otra mejilla'', y me avergüenzo de algunas de las cosas que soporté. Aguanté de todo: plátanos, de todo. Pero no debemos olvidar que hemos llegado muy lejos.'

 

'Tenemos que cambiar las cosas en el banquillo, en las salas de reuniones y en los pasillos de poder.'

 

'Allí donde surgen estas cuestiones, las abordamos con una generación diferente [los jugadores]. Se trata de jóvenes con mucho dinero que son ahora el centro de atención.'

 

'Puede haber un sentimiento de frustración, por el que la gente no ve los frutos del trabajo que hay detrás, pero sí que ve los incidentes que ocupan el primer plano.'

 

Acerca del caso Terry, Barnes ha comentado: 'Con razón o sin ella - y creo que sin razón - , existe la percepción de que deberíamos haber tomado partido. Pero debíamos dejar que el proceso jurídico hiciera su curso.' Ahora, el PFA cree que son los clubes de fútbol los que deben cambiar la cultura dominante. No obstante, se producirá cierta incertidumbre, y no menos cuando se insta a Suárez a dar la mano a Evra, y a que Anton Ferdinand se la dé a Terry cuando sus respectivos clubes coincidan en la Premier League.

 

Reflexionando sobre los últimos acontecimientos, Taylor ha añadido: 'La situación se ha enquistado, y en el futuro creo que la federación tendrá que coger el toro por los cuernos y actuar con rapidez, pues es lo saludable. ¿Estamos de acuerdo en que no se dé la mano? No, pues creo que es huir del problema.'

 

'Antes de que comience la temporada, se hará mala sangre entre los clubes y los seguidores, y necesitamos un espectáculo abierto. Tenemos que pacificar el ambiente. Sabemos que existe un sentimiento problemático, pero no debemos permitir que este problema nos divida. Ninguna otra nacionalidad del mundo tiene la diversidad de colores y de credos que tiene Inglaterra.'

 

'Quisiera animar a nuestros miembros a que muestren respeto por sus colegas de profesión, por los colegas del equipo contrario, por el árbitro y por la afición.'