Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

El club paraguayo Olimpia no ha cumplido con el plazo de 30 días establecido por el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAD) para pagar más de 700.000 dólares en concepto de compensación al futbolista uruguayo Sebastián Ariosa por suspender su contrato mientras estaba recibiendo tratamiento por cáncer.

El Olimpia dejó de pagar el sueldo de Ariosa en octubre de 2012 y suspendió el contrato en diciembre de 2013, cuando se estaba sometiendo a quimioterapia. El 29 de julio de 2015, el Tribunal de Arbitraje Deportivo ordenó al club a pagar la compensación por incumplimiento de contrato y “daño moral.”

El Olimpia está intentando reducir esa cantidad, alegando graves problemas financieros. Al mismo tiempo, ex presidente del club, Manuel Nogues Zubizarreta, ha dicho que Ariosa está siendo ingrato y que “debería alegrarse de estar vivo, en lugar de quejarse por no recibir el dinero que se le debe.”

Ariosa se ha recuperado del cáncer y está jugando en Uruguay, para el Defensor Sporting.

El impago de salarios es un problema recurrente en el fútbol profesional, incluso tras las resoluciones firmes de la Cámara de Disputas de la FIFA y del Tribunal de Arbitraje Deportivo. Ello puede convertirse en un problema enorme para un futbolista y su familia, pues no todos los futbolistas son millonarios; la mayoría recibe un sueldo normal y tiene que pagar cuentas como cualquier trabajador.

Ese es uno de los motivos principales por los que FIFPro ha decidido presentar una denuncia ante la Comisión Europea contra las reglas de la FIFA en materia de transferencias de futbolistas, según Theo van Seggelen, Secretario General de FIFPro.

“El Olimpia es un ejemplo claro de lo que no funciona en el fútbol,’’ ha dicho Van Seggelen. “Para FIFPro es obvio: si los clubes no respetan las normas y no cumplen con los principios básicos del fútbol profesional, no merecen pertenecer al mismo.

“Hay muchos más futbolistas como Ariosa. Las autoridades deportivas nacionales e internacionales tienen que crear medidas eficaces para garantizar que un club respete el contrato que ha firmado con un futbolista.”