Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

FIFPro expresa su apoyo a Clarke Carlisle, antiguo futbolista profesional y ex presidente del Sindicato inglés de futbolistas profesionales, que se debate en una dura batalla contra la depresión. El pasado miércoles 4 de febrero, desveló en una entrevista concedida al periódico británico The Sun que hace poco intentó suicidarse como forma de 'resolver' todos sus problemas.

El intento de suicidio de Clarke Carlisle ilustra los problemas de salud mental entre los futbolistas profesionales.

"Tenía que morir. No se trataba de escapar o de huir. Esa era la respuesta perfecta."

"Todo el mundo estaría mejor si yo no estuviera aquí."

Carlisle no está solo en su lucha contra la enfermedad mental. Un estudio de FIFPro llevado a cabo entre futbolistas profesionales retirados y en activo procedentes de Australia, Irlanda, los Países Bajos, Nueva Zelanda, Escocia y los Estados Unidos ha hallado que el 39% de los futbolistas profesionales retirados sufren de enfermedad mental, mientras que el 26% de los futbolistas profesionales en activo ha registrado síntomas de ansiedad y depresión.

Tras el éxito de este estudio piloto, el Dr. Vincent Gouttebarge, Médico Jefe de FIFPro, ha emprendido un gran estudio a nivel internacional acerca de los síntomas de los trastornos mentales más comunes entre los futbolistas profesionales retirados y en activo. Gouttebarge comenzó esta investigación en abril de 2014, en colaboración con el catedrático en medicina deportiva Gino Kerkhoffs (Centro Médico Académico de Ámsterdam) y con el catedrático y antiguo miembro del Comité Médico de la FIFA, Haruhito Aoki (Facultad de Medicina de St. Marianna, Kawasaki).

En el estudio, que todavía se está realizando (se espera que finalice en noviembre de 2015), participan 900 futbolistas (600 en activo y 300 retirados) de 13 países y cuatro continentes: Bélgica, Camerún, Chile, República Democrática del Congo, Finlandia, Francia, Japón, Noruega, Paraguay, Perú, España, Suecia y Suiza. En todos estos países, los sindicatos miembros de FIFPro colaboran en la investigación.

Gracias a este gran estudio –el primero de su clase-, el Dr. Gouttebarge y su equipo podrán obtener mayor conocimiento sobre el alcance de la enfermedad mental en el fútbol profesional, pero también sobre las posibles causas que podrían inducir a síntomas de trastornos mentales comunes, tanto durante como después de la carrera futbolística.

Como explica Gouttebarge: "Por ejemplo, se recopilará información sobre la relación de lesiones graves, operaciones quirúrgicas, conmociones o el nivel educativo con la enfermedad mental. Igualmente, se examinará la cuestión de si los futbolistas que presentan síntomas de trastornos mentales comunes tienen mayor probabilidad de sufrir una lesión que los jugadores sin síntomas de trastorno mental común, así como los efectos a largo plazo de la conmoción cerebral sobre la enfermedad mental."

Clarke Carlisle sobrevivió a su intento de suicidio, que sobrevino tras una batalla de 18 meses contra la depresión. Afortunadamente solo sufrió cortes, hematomas, derrames internos, una costilla rota y la rotura de la rodilla izquierda. Dese ese momento, ha recibido tratamiento en una unidad psiquiátrica, hasta ser dado de alta el pasado viernes 30 de enero.

Actualmente, Carlisle recibe orientación en su batalla contra la depresión, que principalmente fue causada por su incapacidad para admitir el final de su carrera, sumado a problemas económicos. Como ha manifestado el antiguo jugador de la Premier League, de 36 años: "El camino hacia mi recuperación será eterno."

Carlisle ha relatado su historia para dar esperanza a otros jugadores que afrontan problemas de salud mental, y para animarles a buscar ayuda.