Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

Uno de los tantos invitados que recibió FIFPro en Washington DC durante su asamblea general fue Tara Sonenshine, subsecretaria de estado para Diplomacia Pública y Asuntos Públicos.

 

La subsecretaria dio la bienvenida a todos los delegados del congreso FIFPro con un discurso especial relacionado con la importancia de los derechos de los jugadores y el poder de la diplomacia.

 

La secretaria declaró: “Esta es una ocasión especial para todos nosotros, es la primera vez que  Estados Unidos es el anfitrión de su asamblea general. Por lo que estoy encantada de dirigirme a ustedes esta noche. Me gustaría agradecer a la Major League Soccer Players Union por realizar este evento. También me gustaría agradecer a mi propio equipo, la oficina SportsUnited del Departamento de Estado, por ayudar a establecer el contacto entre la FIFPro y yo”.

 

“Lo que es aún más importante, quiero dar la bienvenida a los delegados de los 46 sindicatos de FIFPro, incluyendo a nuestros miembros de Canadá y América del Norte. Entiendo que representan a 50.000 futbolistas alrededor del mundo. ¡Esa cantidad de gente es suficiente para llenar un estadio de un tamaño moderado y son los derechos de muchas personas que se deben proteger!”

 

“Cada uno de esos jugadores tiene derechos, no solo derechos como jugadores de fútbol profesional, o como atletas o trabajadores, sino como seres humanos”.

 

“Como todos sabemos, no todos los atletas profesionales son superestrellas como David Beckham o Cristiano Ronaldo. En las ligas en todo el mundo, la mayoría de los jugadores son menos conocidos, y tienen sueldos y opciones que ni siquiera se aproximan a los de los jugadores famosos. Cincuenta mil jugadores dependen de sus organizaciones laborales y del apoyo de la FIFPro, para ayudar a resguardar sus intereses”.

 

“Sé lo comprometidos que son FIFPro y sus organizaciones miembro para proteger a los individuos. Y sus muchas actividades, premios, campañas anti-racismo y torneos de búsqueda le muestran al mundo, a los trabajadores y empleadores por igual, que los derechos de los empleados y el derecho a la negociación colectiva son fundamentales. Estoy orgullosa de estar de su lado en señal de apoyo a estos principios humanos fundamentales”.

 

“El Departamento de Estado de Estados Unidos es un gran aliado de los derechos laborales, para trabajadores hombres y mujeres. En un discurso este verano en Camboya, la secretaria Clinton habló enérgicamente sobre estos principios. Ella le recordó a la audiencia que los trabajares en todas partes, sin importar sus ingresos o estatus, tienen derechos universales, en que se incluye el derecho a formar y unirse a sindicatos y a participar en negociaciones colectivas. Además instó a los gobernantes a respetar esos derechos y a garantizar que hombres y mujeres tengan condiciones de trabajo justas y seguras, y puedan ganar un sueldo que alcance para vivir”.

 

 

“Nuestra protección de los derechos de los hombres y mujeres atletas no podría estar mejor demostrada en el fútbol americano. Nuestra mujeres estrella, en fútbol y otros deportes, se han visto muy beneficiadas  por la legislación del Título IX. Esta ley establece que hombres y mujeres tienen los mismos derechos de participación, beneficio y asistencia financiera cuando se trata de programas de educación deportiva o de recibir asistencia financiera federal”.

 

“En el fútbol americano, los resultados hablan por sí mismos. Nuestro equipo femenino de fútbol de  Estados Unidos ganó la Copa del Mundo de 1999 y la Medalla de Oro en las Olimpiadas de Verano de 2012. Son uno de los poderes líderes en el fútbol en el mundo”.

 

“Quizás lo que es más importante, es que han hecho notar a las mujeres sobresaliendo como atletas y vemos evidencia de ello alrededor del mundo. Tantas mujeres jóvenes, desde Brasil a Barcelona, de Ciudad del Cabo a Calgary, ahora sueñan con convertirse en futbolistas profesionales. Creo que podemos darnos algo de merecido crédito por esto”.

 

“Como Departamento de Estado, hemos reconocido desde hace mucho tiempo el poder de los deportes en la diplomacia para llevar la atención a nuestros valores y principios. Por ejemplo, nuestro SportsUnited hace el trabajo de un ministerio del deporte; y está completamente dedicado a la diplomacia deportiva internacional”.

 

“Nuestra diplomacia deportiva tiene décadas. Posiblemente, el mejor ejemplo se puede encontrar en los eventos que se desarrollaron hace cuarenta años en una reunión de equipos de tenis de mesa, primero en Japón y luego en China. La amistad entre los equipos de ping pong de Norte América y China se transformó en el faro de buena voluntad entre ambos países, en un tiempo en que las tensiones políticas eran altas. La historia ha dado el crédito a aquellas conexiones humanas simples como un gran contribuidor en las mejoradas relaciones bilaterales entre los Estados Unidos y China”.

 

“Mediante nuestra oficina de diplomacia deportiva, seguimos con nuestro compromiso activo de enviar a nuestros mejores atletas alrededor del mundo, desde basquetbolistas a patinadores en hielo, de jugadores de hockey a estrellas del fútbol. Pero no se equivoquen, nuestros atletas viajeros, enviados deportivos como les llamamos, trabajan duro en estos viajes. No solo muestran sus habilidades, ellos participan en talleres que enseñan los principios del trabajo en equipo y auto-fortalecimiento. Ellos les enseñan a niños y niñas que los deportes deben ser para ambos géneros”.

 

“Ellos le dicen a las personas que dentro de un deporte siempre debe haber respeto por el atleta, respeto por sus condiciones de trabajo y condiciones de vida, y respeto por sus derechos individuales y universales. Dejan claro que creemos que los derechos laborales son derechos humanos  y que se aplican de igual manera para hombres y mujeres”.

 

“Ese es el poder de la diplomacia deportiva y, como subsecretaria de estado para Diplomacia Pública y Asuntos Públicos, estoy profundamente involucrada en usar ese poder para atraer la atención a nuestros valores y principios”

 

“La diplomacia deportiva también se puede ver en casos individuales, ciudadano a ciudadano. Hay un artículo excelente en el sitio web de la escuela de diplomacia pública de la Universidad de Carolina del Sur, los invito a buscarlo”.

 

 

“Se trata del ex entrenador de fútbol masculino de los Estados Unidos, Bob Bradley, que ahora es el entrenador del equipo de fútbol nacional de Egipto. Se pueden imaginar los desafíos y oportunidades ante él para mejorar las relaciones entre nuestra gente y la gente de Egipto”.

 

“El entrenador Bradley se involucró solo en esta tarea. Se comprometió en la participación con la comunidad, ha filmado comerciales promocionando los hospitales para niños. Ha aparecido en programas de conversación en Egipto, incluso ha marchado con miles de egipcios para protestar por la falta de seguridad para los fanáticos del fútbol”.

 

“Vemos tantas maneras en que la diplomacia deportiva puede beneficiar las relaciones entre los ciudadanos alrededor del mundo, al mismo tiempo que atrae la atención a asuntos importantes, como los derechos humanos y laborales. Y me gustaría mencionar que nuestra Oficina Internacional de Asuntos Laborales Internacionales ha trabajado extensamente con el Servicio Federal de Mediación y Conciliación de Estados Unidos para resolver el cierre patronal de nuestras asociaciones de básquetbol y profesionales”.

 

“Podemos hacer tanto para asegurarnos de que nuestros atletas tengan vidas buenas y decentes, y tengan lo que todos deseamos: la oportunidad de alimentar a nuestras familias, tener una voz, elegir nuestros futuros y lograr nuestro propio potencial. Queremos y merecemos nuestra dignidad, nuestros derechos básicos y nuestras libertades, y queremos gobiernos que los garanticen”.

 

“Tenemos que trabajar en todos los niveles para crear conciencia. Como madre de un adolescente de 15 años que ama los deportes, practico un poco de diplomacia deportiva en casa y me encuentro hablándole sobre temas como el fútbol femenino y los juegos de básquetbol “.

 

“Lo hago para ayudarle a entender que los deportes deben ser realmente un campo de juego equitativo y no el dominio exclusivo de un solo género”.

 

“Esas pequeñas lecciones pueden cambiar vidas. Gracias a personas como ustedes, esas ruedas de justicia y equidad se mueven en partes del mundo en que son realmente necesarias. Así que, déjenme decirles: gracias por lo que hacen y espero que todos podamos trabajar por un futuro en que la dignidad y la protección estén garantizadas, no solo para cada trabajador, sino para cada ser humano”.

 

“Gracias”.