Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

FIFPro ha alertado a la FIFA de que el actual Sistema de Correlación de Transferencias (FIFA TMS) no garantiza la protección de los jugadores menores de edad. El sindicato mundial de jugadores "insta enérgicamente al órgano rector mundial del juego a que solucione este problema de manera conveniente. FIFPro ha puesto al descubierto una práctica de tráfico perpetrada por un club de la primera división de Laos que ha victimizado a numerosos menores liberianos. El club se niega a dejar que seis menores y ocho futbolistas adultos jóvenes abandonen el club y regresen a sus hogares.

FIFPro pide la liberación inmediata de los jugadores y exige que la FIFA y todas las federaciones de fútbol involucradas se den cuenta de esta situación, que se resuelva de manera directa y que los jugadores regresen a sus hogares y familias liberianas de forma segura y sin ningún tipo de obstáculos, como visas expiradas o supuestos "gastos".

El reglamento de transferencias de la FIFA prohíbe que los jugadores menores de edad hagan transferencias internacionales o se unan a una academia en el extranjero (artículo 19 y 19 bis del Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores de la FIFA). Hay excepciones a estas reglas, pero no se aplican a los casos anteriormente mencionados de jugadores involucrados en la trama de tráfico descubierta por FIFPro.

Lea también: Menores de edad africanos y una academia de pesadilla

A pesar del RETJ de la FIFA, seis jugadores menores de Liberia han firmado un contrato de varios años con un club laosiano de primera división, mientras que dos menores de edad aparecieron en partidos oficiales de primera división. Uno de esos jugadores incluso anotó.

FIFPro envió una queja oficial a la Comisión Disciplinaria de la FIFA solicitando una explicación detallada sobre cómo los menores liberianos fueron capaces de unirse al club laosiano de primera división Idsea Champasak FC y a la academia de fútbol del mismo, y cómo fue posible que dos jugadores aparecieran en partidos de la primera división de Laos sin que el FIFA TMS lo evitara. Se han violado claramente los artículos 19 y 19 bis del RETJ de la FIFA.

FIFPro también instó a la FIFA a que tome medidas disciplinarias contra la federación de fútbol de Laos con el fin de evitar que esta práctica continúe después de que se resuelva esta situación.

FIFPro exige que los que inicien esta trama de tráfico sean llevados ante la justicia por la FIFA y otras autoridades pertinentes.

"Esta es una situación muy grave", dice Stéphane Burchkalter, Secretario General de FIFPro División África. "Para FIFPro es impactante que un club de Laos que, con todo respeto, es un país futbolístico muy pequeño, pueda atraer a veinte jugadores menores de Liberia sin que el FIFA TMS se diera cuenta".

"Lo que hace que este caso sea aún más preocupante, es que aparentemente el club y la academia son dirigidos por hombres sin escrúpulos que no se preocupan por los derechos de los jugadores o los derechos humanos. No les interesa el bienestar de los jugadores. Tratan claramente a los jugadores como mercancía".

FIFPro sospecha que este caso no es único en su clase, sino probablemente la punta del iceberg.

FIFPro apoya firmemente el reglamento de la FIFA anteriormente mencionado relativo a la protección de menores. Sin embargo el FIFA TMS tiene una debilidad grave, ya que se basa en una colaboración fiable de todas las federaciones de fútbol participantes. Este caso ilustra claramente esta debilidad.

Burchkalter: "La protección de la FIFA de los menores a través del TMS se creó para proteger a los jugadores más vulnerables de este tipo de prácticas. Esperamos que la FIFA haga frente a este problema de inmediato para tranquilizar a FIFPro y a todos los menores y sus familias en todo el mundo."

BurchSchwab 640

Stéphane Burchkalter and Brendan Schwab

Brendan Schwab, Presidente de FIFPro Asia, pone el caso del tráfico en una perspectiva más amplia.

"Desafortunadamente, a través del sistema de transferencias el fútbol está legitimando la práctica completamente ilegítima de que un ser humano es un pedazo de propiedad que se puede comprar y vender con ánimo de lucro. Esta práctica no tiene lugar en un deporte que aspira a promover los principios del juego limpio, la universalidad y el respeto.

Las conversaciones diarias que se producen en el fútbol sobre cómo la gente puede beneficiarse del trabajo de los demás ayudan a alimentar esta cultura en todo el mundo futbolístico.

Llega un momento en el que algo moralmente incorrecto tiene que corregirse. Nadie tiene el derecho a poseer o controlar a otro ser humano. FIFA resolvió recientemente corregir un error moral cuando acordó prohibir la propiedad de jugadores por terceros (TPO). Sin embargo, la situación en Laos es similar a los trabajos forzados. Tarde o temprano, el juego debe enfrentar el error moral del sistema de transferencias en sí".