Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

‘Todo representante de FIFPro debería leer mi nuevo libro’, afirma Declan Hill. El pasado lunes, el periodista de investigación lanzó de manera oficial su libro ‘The Insider’s Guide to Match-Fixing in Football’ (Guía experta sobre el arreglo de partidos en el mundo del fútbol), en el que presenta la investigación para su tesis doctoral realizada con éxito en la Universidad de Oxford.

 

‘He trabajado mucho para mantener este libro al nivel más sencillo posible y no demasiado académico’, afirma Hill en una entrevista exclusiva concedida a FIFPro. ‘Mi investigación contiene información muy buena y concluyente. Es un gran paso adelante a la hora de definir el arreglo de partidos, y útil para cualquier persona que participe en la lucha contra esta lacra.’

 

El libro de Hill analiza las motivaciones, los mecanismos y los métodos que dan lugar al arreglo de partidos. Examina cuestiones clave, como:

  • ¿Por qué los futbolistas arreglan los partidos?
  • ¿Se ejerce violencia contra los árbitros y los jugadores para que arreglen los partidos?
  • ¿En qué se diferencia el arreglo de partidos de otras formas de juego sucio?
  • ¿Por qué algunos equipos ricos y fuertes se molestan en sobornar a equipos pobres y débiles?
  • ¿Por qué se arreglan algunos partidos y otros no?
  • ¿Por qué algunas ligas tienen más corrupción en sus partidos que otras?

 

El último capítulo examina la cuestión más importante:

  • ¿Cómo puede un administrador deportivo honesto prevenir el arreglo de partidos?

 

The Insider’s Guide to Match-Fixing in Football es el segundo libro que Hill escribe acerca del arreglo de partidos. En 2008 publicó su éxito de ventas ’The Fix: Soccer and Organized Crime’ (El arreglo: fútbol y delincuencia organizada). Desde entonces, se ha labrado una reputación como experto en el tema.

 

En su primer libro, Hill escribió acerca de este fenómeno; en su segundo libro, describe las razones por las que los profesionales (los jugadores y los árbitros) se introducen en el arreglo de partidos, basándose en numerosas entrevistas y confesiones de los responsables del delito y de sus víctimas, así como en su propia investigación estadística.

 

¿Por qué ha escrito este nuevo libro?
‘El problema es que cuando sabes mucho sobre una materia determinada, das por hecho que todo el mundo tiene ese mismo conocimiento. Pero por lo que parece, no todo el mundo sabe tanto como yo sobre este tema. El arreglo de partidos es un tema controvertido: está rodeado de escándalos, rumores y suposiciones. En mi investigación, he tratado de establecer claramente los hechos. Mis métodos y mi investigación son obvios: las cifras están ahí.’

 

‘La gente me pregunta cuál es la peor liga del mundo. Verdaderamente, no lo sé. La dificultad es que se están ocultando los hechos relativos al arreglo de partidos. Por ejemplo, en Rusia existen muy pocos casos denunciados. Si se examinan las cifras de los casos denunciados, entonces la situación en Alemania debería ser mucho peor que la de Rusia; pero en Alemania se está investigando el arreglo de partidos, por eso existen tantos casos denunciados en ese país.’

 

¿Esperaba usted estos resultados antes de iniciar su investigación?
‘La verdadera sorpresa fue comprobar la violencia que tienen que soportar los jugadores y los árbitros. La violencia solo se produce en la segunda fase. En la primera, se realizan las propuestas a los jugadores y a los árbitros, sin recurrir a la violencia. Quienes proponen el arreglo de partidos parecen muy amistosos, tratan de establecer una relación amistosa. Así es como se introducen la mayoría de los futbolistas y de los árbitros. Pero cuando los jugadores y los árbitros cambian de parecer y desean desligarse del arreglo de partidos, es cuando llega la violencia. Entonces se enfrentan a una violencia peligrosa, que puede ser muy coaccionante. Tengo muchas historias reales al respecto.’

 

Hill ha descubierto más hechos interesantes. Ha hallado pruebas de que es incorrecto suponer que los jugadores más jóvenes son los más vulnerables a caer en las redes del arreglo de partidos. Como ha observado, los jugadores mayores son los más vulnerables. La edad media de un jugador que participa en el arreglo de partidos es de 26,8 años. Hasta ahora, los expertos suponían que los jugadores jóvenes debían ser los más propensos a manipular los partidos, y por eso muchos programas de información se diseñaron para informar y advertir a los jugadores más jóvenes.

 

Otro hecho importante es el impago de los salarios a los jugadores. Hill: ‘Este libro demuestra que existe un factor clave: Cuando los clubes no pagan a sus jugadores en plazo, estos últimos están en un riesgo mucho mayor de recibir propuestas y de aceptar participar en el arreglo de partidos. Esto es muy obvio, y las pruebas que presento son concluyentes: si los futbolistas no reciben un trato como profesionales, si no hay una atmósfera profesional, entonces el problema del arreglo de partidos es mucho mayor. La gente inicia el arreglo de partidos debido a esa falta de consideración por los atletas profesionales.’

 

‘Los jugadores mayores de 25 años que están sin cobrar son el principal objetivo’, manifiesta Hill.

 

¿Cuál es su consejo para FIFPro y sus sindicatos de futbolistas miembros a nivel mundial?
‘Todo representante de FIFPro debería leer este libro. Todas las personas que trabajan en la confección de programas educativos o en campañas para proteger a los futbolistas frente a quienes proponen el arreglo de partidos deberían saber cómo funciona el enemigo. Este libro ofrecerá los elementos de juicio que pueden aplicar en su trabajo.’

 

‘Valoro el trabajo que FIFPro está realizando para intentar combatir el arreglo de partidos. Su campaña tiene mucho más sentido que las demás autoridades, pues el punto de partida del enfoque que presentan es erróneo. Básicamente, responsabilizan a los atletas. Ellos afirman que el arreglo de partidos existe debido a la falta de ética de los jugadores. Creo que es un insulto para todos los atletas profesionales decir que no tienen ética suficiente. No deberían culpar a los jugadores. En cambio, deberían preguntar a los jugadores si les han pagado, si reciben un trato como atletas profesionales. Deberían preguntarse cómo pueden ayudar a los jugadores que no reciben su sueldo, aplicando presión sobre las federaciones o las ligas de fútbol.’

 

‘No son los jugadores, sino los directivos y los clubes quienes impulsan el arreglo de partidos. Los jugadores son el último eslabón.’

 

 

 

FIFPro: 'El libro de Hill es un recurso de valor incalculable’