Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

La UEFA ha anunciado hoy, jueves 27 de marzo, que va a lanzar la denominada Liga de las Naciones en el año 2018. FIFPro –el sindicato mundial de futbolistas– respeta el objetivo de mejorar la calidad del fútbol internacional, pero también muestra preocupación por la presión añadida que tendrán que soportar los futbolistas de élite de todo el mundo.

La UEFA afirma que su objetivo es mejorar la calidad y el estándar del fútbol internacional mediante la introducción de la Liga de las Naciones. Aunque el formato exacto no se ha concretado todavía y está siendo debatido, la idea general es dividir a las 54 selecciones nacionales de la UEFA en grupos, según las clasificaciones por coeficientes. Por lo tanto, estos son partidos entre equipos con más o menos las mismas clasificaciones.

Una de las condiciones es que no habrá incremento en la cantidad de partidos incluidos en el Calendario de Partidos Internacionales. La mayoría de los partidos amistosos serán reemplazados por partidos de competición para la Liga de las Naciones. Al hacerlo así, la UEFA y sus federaciones esperan mejorar la calidad y el prestigio de las selecciones nacionales de fútbol.

FIFPro agradece los esfuerzos de la UEFA y de sus miembros para programar partidos más competitivos. Todos los seguidores del fútbol agradecerán un mayor número de partidos de calidad.

No obstante, FIFPro mantiene ciertas inquietudes: un mayor número de partidos de competición incrementará también la presión sobre los futbolistas. "Debería ser obvio que existe una diferencia entre un partido amistoso y un partido de competición", explica el Director de los Servicios al Futbolista de FIFPro, Tijs Tummers. "Según lo entendemos, la Liga de las Naciones será otra competición de prestigio. En consecuencia, se incrementará la carga de trabajo para el grupo de futbolistas de élite."

Los entrenadores suelen aprovechar los partidos amistosos para introducir por primera vez a jugadores jóvenes en sus equipos, y de ese modo proporcionarles la ocasión de acostumbrarse al fútbol internacional. Por lo tanto, pueden dejar descansar a sus principales estrellas, de manera que no jueguen los noventa minutos del partido, o ninguno en absoluto. "Pero eso cambiará cuando haya más en juego", prevé Tummers.

En opinión de FIFPro, no existe un problema real con los actuales partidos amistosos, afirma Tummers: "En su mayor parte, los países organizan un partido amistoso frente a un oponente de calidad similar. Lo que debería tenerse en cuenta es la cantidad de partidos clasificatorios entre equipos cuyo nivel es muy diferente. Con frecuencia, se observa un partido entre naciones que distan más de 100 puestos en las clasificaciones de la FIFA. Incluso con la nueva Liga de las Naciones, esos partidos permanecerán en el Calendario de Partidos Internacionales."