Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

Como parte de una renovada campaña para ayudar a liberar al futbolista de nacionalidad francesa-argelina Zahir Belounis, que se encuentra aislado en Qatar debido a una desavenencia contractual, FIFPro ha escrito al Presidente de la FIFA, Sepp Blatter, en un intento desesperado por unir a la familia internacional del fútbol y poner fin a esta situación sin salida.

 

FIFPro, el Sindicato mundial de futbolistas, continúa mostrando gran preocupación por la precaria situación de Belounis. Aislado en ese país del Golfo junto con su mujer y sus dos hijas, al futbolista de 33 años se le ha negado reiteradamente un visado de salida hasta que esté dispuesto a retirar la demanda contra su anterior club, el Al-Jaish, por la que reclama casi dos años de salarios debidos.

 

En su carta personal al Presidente de la FIFA, Blatter, el Secretario General de FIFPro, Theo van Seggelen, ha solicitado la intervención urgente de la FIFA. FIFPro insiste en que debe permitirse a Belounis abandonar Qatar y recibir su salario inmediatamente. Como mínimo, ha añadido Van Seggelen, debería quedar libre para poder jugar con un nuevo club.

 

Sin haber recibido ingresos durante un periodo prolongado y obligado a vender la mayoría de sus pertenencias, según parece Belounis y su familia están viviendo en un apartamento sin amueblar, que deberán abandonar en cuestión de días. Como resultado, FIFPro va a ofrecer ayuda económica procedente de su Fondo para dificultades excepcionales, para que la familia Belounis pueda hallar alojamiento. Estos fondos se harán disponibles de manera inmediata.

 

Además, un miembro del Comité Ejecutivo de FIFPro, junto con representantes de la Confederación Sindical Internacional (ITUC), va a viajar hasta Qatar para reunirse con la familia Belounis y forzar la cuestión de su liberación, si ello no se ha logrado para entonces.

 

Según FIFPro, el caso Belounis es una violación de los derechos humanos.

 

Belounis se unió al club qatarí Al-Jaish en 2007. En 2012 prorrogó su contrato hasta el 15 de junio de 2015. Recibió la nacionalidad qatarí para poder ser convocado a la selección nacional que participó en los Juegos Mundiales Militares de Río de Janeiro 2011.

 

A su regreso de Brasil, Belounis fue cedido en préstamo a otro club, pues el suyo propio había incorporado a más jugadores extranjeros de lo permitido. La temporada siguiente, el Al-Jaish ni siquiera le cedió en préstamo, y a partir de noviembre de 2011 dejó de pagarle su salario.

 

En octubre de 2012, Belounis solicitó ayuda legal para que se cumpliera su contrato. A continuación, el club ejerció considerable presión sobre Belounis para que rescindiera su contrato y firmara un documento en el que se declaraba que el equipo no le debía cantidad alguna. El club le informó de que no podría abandonar Qatar a menos que firmara. Belounis se negó, sabiendo que su firma dejaría sin efecto cualquier posible denuncia.

 

FIFPro es consciente de que existen muchos otros futbolistas (y entrenadores) que están experimentando conflictos similares con los clubes qataríes. FIFPro conoce bien este tipo de casos que se producen en Qatar, el país que albergará la Copa Mundial de la FIFA 2022, pues ha intercedido para resolver una situación similar que afectó a Abdeslam Ouaddou a principios de este año. Por lo tanto, FIFPro desea negociar con las autoridades qataríes y con la FIFA respecto a la aplicación del sistema kafala de patrocinio a los futbolistas.

 

El sistema de patrocinio kafala exige que un jugador que esté empleado por un club obtenga un permiso de salida de su empleador para poder abandonar Qatar, incluso después de que haya finalizado la relación laboral. El sistema ocasiona una gran injusticia cuando un jugador desea abandonar Qatar y está en litigio con su club. En esas circunstancias, y como condición para conceder el permiso, el club puede exigir al jugador que renuncie a cualquier reclamación, aunque el club haya rescindido el contrato de manera unilateral, en incumplimiento del Reglamento de la FIFA.

 

Los estándares de la FIFA son claros acerca de estas cuestiones. Un jugador tiene todo el derecho a remitir cualquier disputa en el terreno laboral a los tribunales locales o, si la cuestión tiene una dimensión internacional, a la Cámara de Resolución de Disputas de la FIFA. Esa disputa no debería interferir con la capacidad de un jugador para proseguir su carrera como futbolista. Por lo general, la FIFA adopta medidas provisionales para permitir a los jugadores seguir jugando con otro club incluso aunque exista una disputa contractual.

 

FIFPro desea asegurar que estos principios sean defendidos y respetados.