Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

FIFPRO insta a los organismos rectores del fútbol a implementar con rapidez los cambios necesarios para gestionar los casos de conmoción cerebral y proteger así la salud de los futbolistas.

El doctor Vincent Gouttebarge, Médico Jefe del Sindicato mundial de futbolistas, ha recibido con satisfacción la reciente solicitud de la UEFA realizada ante la FIFA e IFAB de modificar las normas del fútbol con tal de mejorar la gestión de los posibles casos de conmoción cerebral.

Durante más de cinco años, FIFPro ha venido exigiendo cambios en la gestión de los casos de conmoción cerebral, ha afirmado Gouttebarge. “Ya en 2014, remitimos nuestras recomendaciones acerca del uso de material grabado en vídeo por parte de los equipos médicos, la información para todas las partes implicadas, la disponibilidad de un periodo de entre 10 y 15 minutos durante un partido para evaluar una posible conmoción cerebral, la presencia de un profesional médico independiente para evaluar conjuntamente con el médico del equipo una posible conmoción, y un número mínimo de días de recuperación tras una conmoción, antes de que un jugador pueda reanudar su actividad futbolística.”

La FIFA y la UEFA han implementado el uso de grabaciones en vídeo por parte de los equipos médicos durante los partidos. “Sin embargo, los organismos rectores no han sido progresistas en su enfoque hacia la conmoción cerebral”, ha afirmado Gouttebarge. “Parece que la situación está cambiando lentamente, pero es fundamental que todos los cambios necesarios se implementen con celeridad para proteger la salud de nuestros jugadores.”

FIFPRO ha tomado la iniciativa de informar a las jugadoras de la Copa Mundial Femenina acerca de la gestión de un posible caso de conmoción cerebral y -con la ayuda de sus sindicatos miembros y de las federaciones nacionales- ha organizado 15 reuniones con los equipos nacionales, en las que ha mostrado su vídeo educacional.

Gouttebarge ha visitado tres equipos y ha observado el gran interés de las futbolistas. “Recibieron la información con gran satisfacción. Algunas de ellas me comentaron que desconocían la existencia del protocolo para estos casos, y otras mencionaron que debemos mostrar el vídeo en sus clubes, también.”

Las jugadoras han asistido a todas las reuniones, así como el personal médico y en ocasiones los entrenadores. En una de las visitas, se suscitó el debate sobre la hipotética situación de que una jugadora sufriera una conmoción cerebral en una semifinal y no se le permitiera jugar en la final. El personal de entrenamiento mostró su disconformidad y afirmó que la jugadora debería decidir si jugar o no, lo que causó que el médico del equipo interrumpiera el debate, para expresar: “No, se trata de su cerebro y de su vida después del fútbol. Con independencia de quién sea, no debería jugar en la final.”

“Es positivo mantener este tipo de debates y escuchar los argumentos de las demás partes”, ha afirmado Gouttebarge.

“Estas reuniones han sido muy positivas. Pero la fortaleza recae en la reiteración. Todos los futbolistas deben recibir esta información cada temporada, a nivel de club.”

Concussion visits 640

Reuniones con los equipos nacionales de Australia, Japón, Brasil, Jamaica, Sudáfrica y Suecia