Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

La estabilidad contractual, las sanciones contra los clubes que incumplen el pago puntual a los jugadores, la implementación de una prohibición de la propiedad de derechos por parte de terceros (TPO, por sus siglas en inglés) a escala mundial y una resolución adoptada de forma unánime para seguir luchando por una reforma radical del defectuoso sistema de transferencias de jugadores estaban entre los asuntos más importantes a tratar en la Asamblea General de la FIFPro en Tokio, Japón.

 

Deuda vencida

La FIFPro, sindicato mundial de futbolistas, está apuntando a medidas concretas que garanticen que ningún club pueda demorarse a la hora de cumplir sus obligaciones contractuales con los jugadores. El acuerdo propuesto sobre deuda vencida debería marcar el comienzo de una nueva era en materia de responsabilidad.

La FIFPro está negociando un cambio en el reglamento en virtud del cual un club sería sancionado y un jugador estaría autorizado a rescindir su contrato y gozar de total libertad para buscar empleo en otro lugar después de 30 días de incumplimiento de pago. Los próximos meses serán cruciales dado que la FIFPro está tratando de concluir un acuerdo en materia de deuda vencida, cuya fecha prevista de implementación no debería superar el mes de marzo de 2015.

Theo van Seggelen, secretario general de la FIFPro, dijo: "Respetar los contratos y tratar a los futbolistas profesionales como a cualquier otro trabajador en un entorno laboral normal no es mucho pedir, ¿verdad?"

"Esto es lo que tenemos sobre la mesa, una propuesta que responsabiliza a los clubes una vez superados los 30 días de incumplimiento de pago. La legitimidad de esta propuesta cobra aún más sentido por el hecho de que los jugadores están padeciendo un sistema muy imperfecto que, efectivamente, permite a los clubes hasta 90 días de demora en los pagos antes de tener que sufrir alguna consecuencia".

La FIFPro tiene la firme convicción de que la estabilidad contractual es crucial y que las consecuencias en caso de infracción deben ser justas y equilibradas, tanto para los jugadores como para los clubes. Éste no es el caso en la actualidad y es una de las principales inquietudes de la FIFPro que respalda el desafío de reformar el sistema de transferencias.

Propiedad de derechos por parte de terceros

Los principios generales del planteamiento de la FIFPro sobre la prohibición de la propiedad de los derechos económicos de futbolistas por parte de terceros incluye una interdicción a escala mundial que surta efecto lo antes posible y en cualquier periodo de transición para implicar el registro de acuerdos sobre propiedad de terceros, los cuales podrían implementarse siempre y cuando no violen ningún reglamento existente, incluida la prohibición actual de la FIFA en materia de influencia de terceros.

La FIFPro apunta que son condiciones que deben observarse estrictamente y que las sanciones se aplicarán a las partes que no cumplan con la fecha acordada. Van Seggelen dijo: "Estamos actuando rápido para asegurarnos de que el periodo de transición y los términos de los contratos firmados antes o durante este periodo no se convierten en fisuras que retrasen considerablemente o hagan fracasar la prohibición de la propiedad de terceros".

"Entendemos que la prohibición actúa en beneficio de los intereses económicos generales del fútbol. En consecuencia, los clubes deben utilizar cualquier periodo de transición para adoptar un modelo económico más sostenible, en vez de retrasar la entrada en vigor de la prohibición".

El grupo de trabajo de la FIFA dedicado a los asuntos de propiedad de terceros, que incluye a representantes de la FlFPro, aún tiene que decidir la fecha oficial de entrada en vigor de la prohibición de la propiedad de derechos por parte de terceros. Se espera que se produzca en mayo de 2015, y la FIFPro ha dejado claro al grupo de trabajo que se opondrá con firmeza a una implementación posterior.

Actualización: revisión del sistema de transferencias

La estrategia, en pleno proceso de desarrollo, de revisar el sistema de transferencias fue respaldada unánimemente durante la Asamblea General de la FIFPro la semana pasada, en Tokio. La FIFPro insiste en que cualquier intento significativo de enmendar los fallos del sistema de transferencias debe suponer un afianzamiento indiscutible de la estabilidad de los contratos, tanto para los clubes como para los jugadores, a través de la reforma de los artículos 14 a 17 del Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores de la FIFA.

Casi un año después de que la FIFPro decidiera impugnar legalmente el sistema de transferencias, en caso de que las conversaciones fracasaran a la hora de tener que lograr las reformas necesarias, las negociaciones con la FIFA, la UEFA, la ECA (Asociación de clubes europeos) y la EPFL (Ligas de fútbol profesionales europeas) han llegado a una fase crítica.

En enero, el aspecto más crucial de las preocupaciones de la FIFPro en lo referente al sistema de transferencias se pondrá sobre la mesa cuando el grupo de trabajo dedicado al estatuto de los jugadores centre su atención en los artículos 14 a 17 del reglamento de la FIFA.

La FIFPro está decidida a encontrar un equilibrio justo entre empleadores y empleados con el fin de salvaguardar la sostenibilidad financiera y el crecimiento del fútbol a largo plazo. Para lograrlo, es preciso abordar el sistema de transferencias. La FIFPro es muy crítica con el reglamento actual dado que propicia un abuso generalizado como, por ejemplo, la propiedad de derechos por parte de terceros y el pago de enormes sumas a intermediarios. El sistema perjudica al fútbol tanto en su vertiente deportiva como empresarial, de modo que las competiciones se han vuelto cada vez más previsibles y se fomenta un clima económico inflacionista y temerario que sólo beneficia a un pequeño porcentaje de los clubes más poderosos del mundo.