Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

Todo jugador veterano de la Premier League y de la Liga de Fútbol inglesa tendrá la obligación de asistir a una sesión esta temporada, para recibir orientación sobre el lenguaje racista y homófobo, y sobre las bromas que traspasan ciertos límites.

 

El sindicato inglés de futbolistas profesionales (PFA) organiza las sesiones, llamadas Programa para el Jugador Veterano sobre Diversidad e Igualdad, y ha escrito a los directivos de los 92 clubes para pedirles que garanticen la asistencia de los jugadores.

 

Las sesiones destacarán el tipo de lenguaje que no es aceptable - incluso como una broma en el vestuario - y animará a los jugadores a informar de incidentes si son víctimas o testigos de un abuso.

 

Se establece como consecuencia de los casos de gran resonancia durante las dos últimas temporadas, en que el jugador del Chelsea, John Terry, y el jugador del Liverpool, Luis Suárez, recibieron sanciones por realizar insultos de carácter racista, y tras las nuevas sanciones de la Federación de fútbol, que imponen una sanción mínima de cinco partidos para una primera ofensa de insulto racista u homófobo.

 

Se advertirá también a los jugadores de que los nuevos contratos incluirán cláusulas que identificarán el insulto discriminatorio como una falta grave que puede ocasionar el despido inmediato por parte del club.

 

Gordon Taylor, director ejecutivo del PFA, ha remitido una carta sobre el programa a todos los directivos.

 

Taylor ha manifestado a Press Association Sport: ‘Estamos dando a conocer estos cursos sobre la igualdad y la naturaleza de la ley en este país, de forma que no haya excusa para no acatarla. Se han remitido cartas a los clubes, y tenemos que evitar que vuelvan a producirse situaciones tan penosas como las de los últimos casos.’

 

La carta del PFA dirigida a los directivos manifiesta: ‘El programa ha sido establecido para vincularlo a las crecientes sanciones en torno a la discriminación, que entrarán en vigor cuando comience la nueva temporada, [y] reforzará la importancia de las cuestiones de igualdad y diversidad, especialmente en relación con el uso de lenguaje, para impedir que los futbolistas incumplan el reglamento, incurran en sanciones y obtengan una atención indebida por parte de los medios.’

 

‘Esperamos organizar próximamente estas sesiones, y agradeceríamos que se aseguren de que la asistencia de los futbolistas sea una prioridad.’

 

El programa ha sido desarrollado por el PFA junto con la Federación, la Asociación de Entrenadores de la Liga y la Premier League. Cada sesión se prolongará durante 45 minutos y será facilitada por dos tutores, uno de ellos antiguo futbolista profesional.

 

En las sesiones, los futbolistas serán expuestos a escenarios donde se producen situaciones de abuso - ya sea por parte de los seguidores o de otros futbolistas - y serán orientados a emitir la respuesta correcta. Se les pedirá también que juzguen lo que consideran bromas propias del vestuario, y que expliquen si su opinión es apropiada.

 

Al igual que el lenguaje racista y homófobo, se advertirá también a los jugadores que no utilicen términos discriminatorios referentes a la religión o a la discapacidad.

 

Los directivos también han recibido un paquete informativo sobre las sesiones, que destaca la necesidad de que los jugadores actúen si presencian un abuso.

 

El paquete informativo del PFA manifiesta: ‘Queremos animar a los jugadores a que informen sin son víctima de un trato racista o discriminatorio, y que los compañeros de equipo se presenten como testigos si también han escuchado algo.’

 

‘Es importante que ustedes, como directivos, tengan información sobre los procedimientos de denuncia, de manera que puedan favorecer que los jugadores presenten una queja cuando se produzca un incidente. Se nos ha informado de que los futbolistas no desean informar a sus directivos sobre tales incidentes, por si les ordenan que los ignoren.’

 

Durante los partidos, los jugadores deben acudir a los árbitros y anotar los hechos del incidente en cuanto termine el partido. Se les indicará también que eviten realizar cualquier queja a través de medios sociales, como Twitter.

 

Cualquier incidente que ocurra en un club, así como en el campo de entrenamiento, podrá ser informado a la dirección, al capitán del equipo, al personal de entrenamiento o al delegado del PFA, o directamente a la Federación o al PFA.

 

 

 

(Press Association Sport)