Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

FIFPro, el sindicato internacional de futbolistas, recibe con satisfacción las conclusiones de “Para el deporte, para el mundo,” un informe sobre derechos humanos, que ha sido encargado por la FIFA.

Observamos que el informe publicado hoy, realizado por el catedrático John G. Ruggie, de la Universidad de Harvard, hace referencia a la experiencia de FIFPro en el ámbito de la intimidación y el acoso a los futbolistas, así como del tráfico de menores, y recomienda la revisión del sistema de arbitraje en el fútbol. Manifiesta que allí donde existan graves problemas relativos a los derechos humanos, los futbolistas deben tener la oportunidad de acceder a tribunales no deportivos.

El catedrático Ruggie, funcionario de las Naciones Unidas y uno de los mayores expertos en el ámbito de los derechos humanos, ha afirmado que los futbolistas se encuentran en situación de “tener que firmar acuerdos de arbitraje que por lo general excluyen su acceso a tribunales nacionales públicos.”

FIFPro ha concluido que los tribunales de fútbol –la Cámara de Resolución de Disputas (CRD) de la FIFA, y el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAD)- funcionan con lentitud y no otorgan a los futbolistas los mismos derechos de los que disfruta cualquier otro trabajador. La investigación emprendida por FIFPro muestra casos de la CRD de la FIFA que pueden tardar dos años o más para recibir sentencia, perjudicando así a la breve carrera del futbolista.

Observamos un abuso reiterado de los derechos humanos, como en el caso de Sebino Plaku, a quien su club polaco ordenó entrenar en solitario durante cinco meses. La Cámara de Resolución de Disputas de la Federación polaca de fútbol resolvió que el club de Plaku no había cometido ninguna infracción. Plaku espera ahora el resultado de la audiencia de apelación ante el TAD.

Entre las 25 recomendaciones clave que establece el catedrático Ruggie, se encuentra una revisión del sistema de arbitraje del fútbol, que “debería incluir a expertos independientes, así como a representantes de los jugadores y a otros usuarios del sistema.”

La implementación de una exhaustiva política de derechos humanos, en línea con estándares internacionales, es un paso fundamental para la FIFA. Como indica el informe, esto incluye que la FIFA acepte el papel de los sindicatos y de la negociación colectiva, así como directrices claras para los países que licitan por la celebración de torneos de fútbol como la Copa Mundial.

FIFPro elogia a la FIFA por haber encargado el informe, y espera trabajar con todas las partes interesadas del fútbol con el fin de mejorar los derechos humanos para los futbolistas y para el deporte en general.

“Esperamos que este informe sea un catalizador para el cambio,” ha manifestado el Secretario General de FIFPro, Theo van Seggelen. “Al centrarse en los derechos humanos, vemos mayor posibilidad de que todos los futbolistas reciban un trato digno.”

El informe del catedrático Ruggie hace referencia al Libro Negro de FIFPro para la Europa del Este, que detalla la violación generalizada de los derechos humanos. En la actualidad, FIFPro está llevando a cabo un nuevo estudio a nivel mundial, en el que investiga el respeto por los derechos humanos, entre otras cuestiones del ámbito laboral. Su publicación está prevista para finales de este año.