Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

Los futbolistas profesionales que representaron a clubes de las distintas categorías en Chile decidieron ayer (18 julio) en forma unánime mantener el llamado a paralización del Campeonato Nacional, cuyo inicio estaba previsto para este fin de semana, debido a la mantención del sistema de ascenso y descenso, y las deudas impagas, que afectan principalmente a los clubes Deportes Ovalle y Deportes Linares, ambos de Segunda División.

La reunión de sindicato chileno, Sifup, se llevó a cabo con la presencia de delegados de la mayoría de clubes de Arica a Puerto Montt y en un comienzo se dio cuenta de la reunión sostenida con la ANFP el jueves de la semana pasada, donde no hubo mayores avances respecto a las demandas levantadas por los jugadores.

Cabe notar que la decisión de reducir el descenso a uno de Primera División a Primera B y eliminar el mismo hacia Segunda División restó competitividad a los torneos internos, cuyos clubes –al no verse amenazados en caso de una mala campaña-, bajaron drásticamente el costo de las planillas y provocaron una cesantía de 120 jugadores en los dos series mayores y 300 en Segunda.

Jugadores Amenazados

En el diario La Tercera dos jugadores explican la decisión de ir al paro.

Johnny Herrera, capitán de Universidad de Chile: "No es fácil tomar una decisión así, pero es la única forma en que un futbolista se puede hacer respetar. No me explico cómo van a vender el fútbol sin competencia. Si no intentamos tirar esto para arriba, no entiendo quién podría ayudarnos. Que no exista descenso para mí no es válido. Es una decisión triste, queremos jugar."

Mientras, David Pizarro afirmó que "hay dos puntos muy importantes, que son las deudas y el sistema de descenso en la Primera B y Segunda División. Entonces, nosotros seguimos tan fuertes como lo hicimos en la asamblea pasada. Seguimos en paro, porque no hay arreglo".

Pizarro, el capitán de Santiago Wanderers, también dijo: "Hay algunos planteles que han sido amenazados por sus directivas y en eso solidarizamos con ellos. Nos oponemos a cualquier medida de presión. A los planteles de San Felipe, Rangers y La Calera les dijeron que no se sumaran a la huelga o pueden tener problemas", amplió. Y luego continuó la crítica: "Las amenazas son de muy bajo nivel. Eso no puede pasar. Es de gente amateur. Ya está bueno con eso de las amenazas. La dictadura ya paso".

Más información: Futbolistas de Chile decide no iniciar el torneo