Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

Nacido en Fraserburgh (Escocia), Toby McKillop, de 38 años, se quedó sin hogar y se convirtió en un sin techo 14 meses después de su lucha contra la adicción a las drogas, durante 20 años. Toby explica: “Los últimos años de mi vida han sido un verdadero infierno.”

Hace tan solo dos años, en Año Nuevo, Toby se había quedado sin casa y se encontraba desesperado por hallar techo, pues lo había perdido todo: su hogar, su pareja y su familia. Estaba en casa de un desconocido, rodeado de drogadictos en estado inconsciente. Abatido y solo, Toby subió las escaleras en busca de un lugar donde colgarse: quería poner fin de una vez por todas.

La idea de dejar sin padre a su hija menor, Molly, que entonces tan solo tenía 5 años, le hizo detenerse. Supo que había tocado fondo. Era el momento de obtener ayuda.

En septiembre de 2013, tras una lucha por hallar financiación para el tratamiento, finalmente Toby consiguió una plaza en el centro de rehabilitación de Glasgow, y comenzó su primera desintoxicación, de cuatro semanas. A ello siguieron un curso residencial de seis meses de duración y un programa educativo, centrado en mecanismos de defensa y en cómo afrontar comportamientos negativos.

Foto Elaine LivingstoneToby completó el programa en marzo siguiente, pero antes de un mes había recaído. Tomó una sobredosis, y tuvo suerte de seguir con vida. Volvió a rehabilitación y, al mismo tiempo, se unió al colaborador nacional con la Copa Mundial de Fútbol Calle, Street Soccer Escocia.

“Fue Street Soccer Escocia lo que me ayudó a mantenerme centrado, obtener forma y sentirme bien conmigo mismo. Me comprometí a participar y formé parte de algo positivo. Quería llegar a Chile.”

Centrado en su entrenamiento para la Copa Mundial de Fútbol Calle de 2014, celebrada en Santiago, Toby fue recuperando poco a poco la confianza de su expareja, Lindsay, y de sus padres. El momento del que se siente más orgulloso fue cuando su familia permitió a su hija Molly, que ahora tiene 7 años, a permanecer con él en Glasgow, unas semanas antes del viaje a Chile.

“La Copa Mundial de Fútbol Calle ha cambiado mi vida por completo. Es muy difícil reconocer lo que toda esta experiencia te ofrece. Algo cambia por dentro. El modo en que te ves a ti mismo. Estás positivo. Ahora todo es posible, y sabes lo que es importante en la vida. La vida, ahora, consiste en desarrollar mi relación con Molly. Todo lo que hago ahora, mantenerme limpio y vivir la vida, lo hago por Molly.”

En las semanas siguientes a su regreso a Escocia, Toby ha hablado públicamente en muchas ocasiones de su experiencia, y admite que puede ser bastante emotiva. Toby se centra ahora en su futuro como ayuda para otros. En la actualidad trabaja como voluntario en el centro de rehabilitación y en cursos de investigación facultativa sobre la comunidad, el aprendizaje y el desarrollo, en particular aquellos con un énfasis sobre la salud mental, la adicción y el cuidado en la comunidad.

 

Foto: Elaine Livingstone

 

También lea: FIFPro se alinea con Copa Mundial de Fútbol Calle