Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

El sindicato de futbolistas de Montenegro (TUPFPM) ha interpuesto nuevamente la acción jurídica contra el Estado de Montenegro, con tal de que sus futbolistas reciban lo que legalmente les corresponde: 200.000 euros en salarios debidos.

El sindicato reclama también la introducción de un sistema de licencias para los clubes del fútbol profesional.

El sindicato de futbolistas –miembro de FIFPro desde el año 2012– ha decidido adoptar esta medida drástica debido a los problemas en el club FK Mogren, de la ciudad de Budva, que ganó el título nacional en 2009 y 2011 y consiguió la copa nacional en 2008. En la actualidad, el FK Mogren se encuentra en concurso de acreedores, y la Federación de fútbol del país le ha relegado al nivel amateur.

Entre los acreedores se incluyen doce futbolistas, a quienes el club debe la suma total de 200.000 euros. Pese a haber ganado su caso ante la Cámara Nacional de Resolución de Disputas, no existe una entidad jurídica a la que puedan reclamar su dinero.

El problema se remonta al año 1970, cuando se estableció oficialmente el FK Mogren, que quedó registrado como “asociación ciudadana”. Desde entonces, se han producido muchos cambios políticos: Yugoslavia ya no existe, ni tampoco la Antigua República de Yugoslavia ni la Unión Estatal de Serbia y Montenegro. En mayo 2006, Montenegro fue declarado independiente.

Debido a todos estos cambios políticos, se modificaron las leyes; sin embargo, el club nunca modificó su estructura jurídica a la de un club de fútbol profesional. Y dado que todas las personas que establecieron el sindicato en 1970 han muerto ya, nadie es jurídicamente responsable.

El sindicato de futbolistas hace referencia a la responsabilidad de la Administración Montenegrina de Deporte, pues este organismo es responsable oficialmente de la inscripción de todos los clubes. Por lo tanto, según el sindicato de futbolistas, el Estado es responsable, pues permitió que el club quedase registrado de manera improcedente.

“Nos resultó muy chocante descubrir que el FK Mogren carece de personalidad jurídicamente responsable”, ha afirmado el presidente del sindicato, Zeljko Janovic. “Existía una directiva que firmaba contratos que no podían respetarse, pero parece ser que nadie es responsable de ello de manera oficial.”

“Lo que ha ocurrido en el FK Mogren podría ocurrir mañana en otros equipos, y todo ello para perjuicio de los futbolistas.”

Con el fin de impedir que situaciones similares vuelvan a producirse, el sindicato de futbolistas ha lanzado una iniciativa que pretende establecer un sistema de licencias para los clubes, durante las reuniones del diálogo social que mantienen la Federación, los clubes y los futbolistas.

“Una de las propuestas que hemos presentado es la de establecer un umbral para el número mínimo de futbolistas contratados”, afirma el secretario a nivel internacional del sindicato, Vladimir Krsmanovic. “Últimamente hemos observado que existe una tendencia negativa, pues los clubes están firmando cada vez menor número de contratos con los futbolistas. Hay clubes con únicamente dos o tres futbolistas contratados.”