Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

El proyecto Don't Fix It ha llegado a su fin de manera oficial hoy, martes 3 de junio. Pero FIFPro y la UEFA tienen la determinación de mantener sus iniciativas conjuntas para la lucha contra el arreglo de partidos.

"Hemos conseguido grandes avances desde el lanzamiento de Don't Fix It, pero todavía queda mucho por hacer. Sencillamente, no podemos detener este proyecto", afirma Tony Higgins, director de Don't Fix It y Vicepresidente de FIFPro División Europa. "Estamos encantados con que nuestros socios compartan también esta opinión y tengan el mismo impulso por mantener esta compleja lucha."

FIFPro y la UEFA están en conversaciones sobre su colaboración en un nuevo proyecto, que lleva por nombre Protect Our Game. Una vez más, este proyecto puede contar con el apoyo de la Universidad de Birkbeck, de Londres. Además, las Ligas Europeas del Fútbol Profesional y Transparency International han solicitado ya su ayuda. FIFPro y la UEFA esperan que otras partes interesadas se unan al proyecto en breve.

"Todavía queda mucho trabajo por hacer," continúa diciendo Higgins. "Proseguiremos nuestro estudio, pues es esencial que nos mantengamos al tanto de los últimos hechos. Otros puntos principales son la mejora de los programas informativos, el desarrollo de un sistema robusto y fiable para las personas que deseen comunicar información sobre el arreglo de partidos y para la protección de los delatores."

"Finalmente, debemos hacer todo lo posible por garantizar la buena gobernanza: los futbolistas deben recibir sus salarios de manera puntual, además de un trato digno por parte de sus empleadores para impedir que puedan tornarse vulnerables a las propuestas de arreglo de partidos."

El 1 de enero de 2013, FIFPro, la UEFA y la Universidad de Birkbeck lanzaron de manera oficial el proyecto Don't Fix It, un proyecto educativo y promocional que contó con el apoyo económico de la Comisión Europea, y en el que han participado nueve sindicatos de futbolistas en ocho países europeos. Don't Fix It ha dado como fruto numerosos resultados tangibles; entre otros:

  • Una investigación cualitativa, en la han participado cerca de 2.000 futbolistas profesionales. Es el primer intento a gran escala para determinar las opiniones de los futbolistas en activo por lo que respecta al arreglo de partidos.
  • El establecimiento de redes nacionales, consistentes en representantes de los futbolistas, árbitros, directivos/administradores y la autoridad pública.
  • Una Guía de buenas prácticas, diseñada para ayudar a los sindicatos de futbolistas profesionales a desempeñar su papel en los esfuerzos comunes por proteger a sus miembros y al fútbol del arreglo de partidos y de otras amenazas a la integridad.
  • Un Código de conducta para todos los partícipes del fútbol profesional, que ha sido aprobado recientemente por todas las partes interesadas del fútbol europeo (UEFA, FIFPro, ECA, EPFL), y que por lo tanto será implementado en el futuro próximo.

También se ha establecido una red europea e internacional, el llamado Grupo de Trabajo sobre Cuestiones de Integridad del Consejo Estratégico del Fútbol Profesional, en el que están representadas las cuatro partes interesadas del fútbol profesional europeo: UEFA, EPFL, ECA y FIFPro División Europa. El objetivo es que todas las partes compartan información, cooperen y se apoyen mutuamente.

"Al echar la vista atrás al último año y medio, observamos que la concienciación contra el arreglo de partidos se ha incrementado muchísimo entre los jugadores. Hemos situado el arreglo de partidos sobre el mapa", afirma Higgins.

"También hemos luchado con denuedo para recalcar que los futbolistas no son quienes inician el arreglo de partidos. Ahora, todas las partes interesadas comprenden que prácticamente en todos los casos los jugadores son las víctimas, y que el arreglo de partidos lo traman organizaciones delictivas. Esa distinción es sumamente importante."

"Otro resultado es que hemos mejorado nuestros contactos con Europol y con Interpol, dos organizaciones muy respetadas que pueden demostrar su valía en esta lucha."

Todo esto no es más que el comienzo, pues el arreglo de partidos continúa siendo una amenaza. En los próximos meses y años, las redes nacionales deberán desarrollar su política con la ayuda de la Guía de buenas prácticas.

Higgins: "Redunda en beneficio de todos que lo que hemos conseguido en el último año y medio continúe desarrollándose. Los delincuentes no van a quedarse sentados sin hacer nada; por lo tanto, tendremos que reforzar nuestra organización todavía más si queremos proteger nuestro deporte." 

Dont-Fix-It-Mozaik-1830