Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

La decisión de permitir jugar al internacional francés y guardameta del Tottenham Hotspur, Hugo Lloris, después de que perdiera el conocimiento en un partido de la Premier League inglesa, el domingo pasado, contraviene las recomendaciones médicas establecidas a nivel internacional.

 

FIFPro insta a todos los organismos del fútbol y a los clubes a que apliquen las directrices internacionales en materia de conmoción cerebral, para proteger la salud y la seguridad de los jugadores. Debe impedirse que los futbolistas continúen jugando después de haber perdido el conocimiento en el terreno de juego.

 

FIFPro muestra su alarma por el hecho de que se le permitiera a Lloris seguir jugando momentos después de haber perdido el conocimiento a consecuencia de recibir un fuerte golpe en la cabeza contra el delantero del Everton, Romelu Lukaku.

 

El entrenador del Tottenham, André Villas-Boas, no protegió la salud de su guardameta, permitiéndole jugar durante el resto del partido. Explicó: ‘Hugo parecía firme y decidido a continuar, y demostró gran carácter y personalidad. Por eso decidimos mantenerlo en el partido.’

 

Esa decisión es inaceptable, afirma el Asesor Médico de FIFPro, Vincent Gouttebarge: ‘FIFPro condena que la seguridad y la salud de los futbolistas queden en manos de los entrenadores o incluso de los propios jugadores.

 

‘Los profesionales de la medicina deberían conocer las directrices médicas relevantes y aplicarlas para potenciar la seguridad y la salud sobre el terreno de juego. La seguridad y la salud de los jugadores debería ser la prioridad número uno, y debería prevalecer frente a cualesquiera otras cuestiones.’

 

En los últimos años, grupos internacionales de medicina deportiva se han unido para elaborar un conjunto de recomendaciones respecto a las lesiones cerebrales vinculadas a la práctica deportiva (Declaración consensuada en materia de conmoción cerebral en el deporte, IV Conferencia Internacional sobre Conmoción Cerebral en el Deporte, Zúrich, noviembre de 2012). En particular, la incidencia de traumatismos craneoencefálicos es una de las mayores preocupaciones en la Liga Nacional de Fútbol americano y en el rugby. Tanto el Sindicato de Jugadores de la Liga Nacional de Fútbol (NFLPA) como el Sindicato Internacional de Jugadores de Rugby (RIPA) han desempeñado un papel importante en la aplicación de las directrices internacionales para proteger la seguridad y la salud de los jugadores.

 

FIFPro aprovecha esta oportunidad para recordar al mundo del fútbol que un jugador debe ser trasladado fuera del campo y que no debe jugar durante el tiempo restante del partido cuando exista algún indicio físico, como pérdida de conocimiento, o se sospeche que pueda haber sufrido una conmoción cerebral.

 

Igualmente, la reincorporación a la práctica deportiva debe ser vigilada muy de cerca por un profesional médico. Por ejemplo, volver a jugar prematuramente - antes del completo restablecimiento tras una conmoción cerebral- presenta un mayor riesgo a posteriori de conmociones recurrentes, y de consecuencias todavía más graves, como trastornos neurológicos a largo plazo que podrían, entre otras cosas, poner fin a la carrera del jugador.