Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

FIFPro exige la excarcelación de Mahmoud al-Sarsak. El futbolista de la selección de Palestina fue detenido por el Gobierno israelí y condenado a tres años, sin celebración de juicio.

 

El 22 de julio de 2009, al-Sarsak – con domicilio en Rafah, en la Franja de Gaza - fue arrestado en un punto de control cuando se dirigía a Cisjordania para jugar un partido con su selección. Fue interrogado durante treinta días, y seguidamente encarcelado sin celebración de juicio ni con ninguna acusación concreta. Su familia y amigos no pueden visitarle. No saben por qué lleva detenido casi tres años.

 

Según el Gobierno israelí, es un combatiente ilegal y, por lo tanto, pueden mantenerle en prisión por tiempo indefinido.

 

Como protesta por su condición y por la falta de libertades civiles, al-Sarsak está actualmente en huelga de hambre. El futbolista de 25 años lleva sin comer 85 días, y ha perdido aproximadamente treinta kilos de peso. Según la organización para los derechos humanos Addameer, la situación de Mahmoud es crítica.

 

FIFPro expresa su gran preocupación por el estado de salud de al-Sarsak y por su encarcelamiento, y en consecuencia exige su liberación.

 

Igualmente, FIFPro muestra su inquietud por la situación de muchos otros futbolistas profesionales de Palestina. Al-Sarsak no es el único futbolista que ha sufrido las acciones del Gobierno israelí: son muchos los futbolistas que han sido acosados, arrestados o incluso asesinados.

 

Para muchos futbolistas de Palestina, no existe verdadera libertad de circulación. 

 

‘La libertad de circulación es un derecho fundamental de todo ciudadano’, afirma Philippe Piat, vicepresidente de FIFPro y presidente de FIFPro División Europa. ‘Igualmente, en el Reglamento de la FIFA se establece que los jugadores deben poder jugar para la selección de su país.’

 

‘Pero es un hecho que para algunos futbolistas es imposible defender los colores de su país. No pueden cruzar la frontera. No pueden visitar a su familia. Están recluidos. Es una injusticia.’En el último año, FIFPro ha realizado dos visitas a Palestina para reunirse con los futbolistas, debatir sus problemas y negociar el establecimiento de un sindicato de futbolistas profesionales en el país.