Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

(Bruselas) FIFPro ha interpuesto hoy una acción jurídica contra la FIFA, en forma de reclamación sobre el Derecho de la competencia, presentada ante la Dirección General de Competencia de la Comisión Europea, en Bruselas, por la que pone en tela de juicio el actual sistema mundial del mercado de transferencias, regido por el Reglamento de la FIFA, al que tacha de anticompetitivo, injustificado e ilegal.

Al poner en tela de juicio el Reglamento de la FIFA sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores (RETJ), FIFPro ha instado a la Comisión Europea a explorar el argumento crítico de que el reglamento de transferencias impide la justa competencia de los clubes en el mercado a la hora de proveerse del talento deportivo, perjudicando así los intereses de los jugadores, así como a los equipos profesionales medianos y pequeños, y a sus seguidores.

El RETJ de la FIFA, como principal reglamentación del mercado laboral y de la industria del fútbol, propicia y sostiene una disparidad competitiva y financiera creciente, invita al abuso económico por parte de agentes y de terceros propietarios de derechos, y no protege a los futbolistas contra el incumplimiento de sus contratos ante la práctica sistemática del impago.

“La Comisión Europea tiene la llave para reformar la industria del fútbol profesional, más de lo que pudiera conseguir cualquier otro proceso de reforma de gobernanza interna y ello, sencillamente, aplicando la ley,” ha afirmado el Presidente de FIFPro, Philippe Piat.

“La FIFA no consigue administrar el fútbol profesional, como tampoco ha conseguido regular su propia institución. Prevalecen los intereses comerciales de unos pocos, mientras que la mayoría de los futbolistas y de los clubes se ven desfavorecidos. Es hora de que prevalezca el Derecho sobre los intereses de los cárteles. Son pocos los beneficiados por esta situación: los grandes clubes, los agentes y los terceros propietarios de derechos. Por el contrario, los perjudicados son muchos, y por ello exigimos un cambio.”

FIFPro manifiesta que el sistema de transferencias en su forma actual ya no puede seguir siendo justificado o protegido por la denominada ‘especificidad del deporte’. En la actualidad, los efectos restrictivos del RETJ de la FIFA se han justificado por la búsqueda de objetivos supuestamente legítimos, destinados a servir los intereses del fútbol y de su público. Los objetivos del RETJ, respaldados por la Comisión Europea en el año 2001, incluyen la estabilidad contractual, la solidaridad financiera (redistribución de los beneficios), el equilibrio competitivo, la integridad y la estabilidad de las competiciones, así como el entrenamiento de jugadores juveniles. FIFPro ha presentado sólidos datos a la Comisión Europea para demostrar que el sistema de transferencias no alcanza esos objetivos y que, en muchos aspectos, surte un efecto contrario al deseado.

Según el renombrado experto a nivel mundial en materia de finanzas en el ámbito del fútbol, Stefan Szymanski, a quien FIFPro ha encargado el análisis del mercado de transferencias en apoyo a la acción jurídica entablada hoy, es evidente que el reglamento de transferencias ha repercutido de forma notable sobre el bienestar económico y social de los jugadores, mientras que ha hecho poco por promover el equilibrio competitivo entre los clubes, la solidaridad financiera (redistribución de beneficios) o la estabilidad de los clubes.

La perniciosa práctica de que los clubes soliciten cuantías por transferencia sumamente elevadas también es objeto de escrutinio en esta reclamación. FIFPro argumenta que esto representa una barrera prácticamente insuperable para que los clubes puedan competir de manera justa por el talento de los futbolistas, pues el coste de completar un equipo competitivo se incrementa de manera constante.

FIFPro reps EC 640

Jonas Baer-Hoffmann, Wil van Megen, Theo van Seggelen, Philippe Piat, Mads Oland y Pieter Paepe

Los efectos redistributivos del sistema son limitados, pues informes recientes dan a conocer que grandes partes de las cuantías por transferencia circulan entre las ligas y los clubes principales, pero raramente llegan a niveles inferiores.

Szymanski manifiesta, “Una fracción considerable del mercado de transferencias está controlada por clubes de élite que se van pasando a los futbolistas de primer nivel. Desde el punto de vista deportivo, es bien sabido que el grupo de clubes de élite domina la competición, y que ese dominio ha ido en aumento desde el advenimiento de la Liga de Campeones de la UEFA.

Desde una perspectiva económica, los clubes de élite utilizan el mercado de transferencias para mantener barreras elevadas de entrada mediante el fuerte incremento de las cuantías por transferencia.”

Si el sistema de transferencias actual no consigue alcanzar sus objetivos marcados, tal como insiste FIFPro, entonces dicho sistema no está legitimado para justificar los efectos anticompetitivos y las restricciones de largo alcance a la libertad de circulación de los jugadores y a sus derechos fundamentales. Si bien los argumentos sobre los que FIFPro ha solicitado la intervención de la Comisión Europea se centran en el Derecho de la competencia, la reclamación plantea también otros argumentos de importancia, como son: la libertad de circulación o las restricciones que el sistema de transferencias impone a la circulación de los trabajadores; los derechos fundamentales de los futbolistas, que se desenvuelven en un mercado donde su trabajo se comercializa como si fuera una mercancía.

La acción jurídica de FIFPro contra la FIFA, estrategia que ha estado preparándose más de dos años, está concebida para estabilizar a la industria del fútbol con el fin de:

  • Crear el mayor número posible de puestos de trabajo de calidad para los futbolistas, basados en una industria sostenible y resiliente que adopte la integridad, mayores niveles de solidaridad económica y la competencia, y que potencie las relaciones individuales y colectivas.
  • Garantizar que se respete el derecho de todo trabajador a recibir su salario, un derecho básico que tantas veces se quebranta en el mundo del fútbol.
  • Garantizar la reciprocidad de derechos y obligaciones tanto por parte de los clubes como de los jugadores ante el incumplimiento o la rescisión del contrato.

Desde la famosa sentencia Jean-Marc Bosman, del año 1995, no se había puesto en tela de juicio el sistema de transferencias hasta tal punto. La libertad para pasar de un empleador a otro una vez expira el contrato de trabajo fue el centro principal de atención en aquel caso que hizo historia. Veinte años después, FIFPro ha ampliado su alcance para exponer un mercado de transferencias tan retocado como restrictivo, establecido mediante un grave desequilibrio en la reglamentación; en concreto, el artículo 17 del RETJ, que permite a los clubes explotar a los futbolistas que se encuentran bajo contrato.

“No debemos temer un mundo del fútbol sin sistema de transferencias,” ha manifestado Theo van Seggelen, Secretario General de FIFPro.

“Mediante el convenio colectivo de trabajo pueden establecerse mejores normas laborales para el mercado. Con un equilibrio justo frente a las necesidades de los clubes, junto con un mejor modelo de distribución, salvaguardaremos el futuro del fútbol. Los futbolistas son los primeros interesados en la sostenibilidad de este deporte y su industria, y procederán de manera responsable.”

“Tenemos el deber de garantizar la seguridad de los puestos de trabajo, el respeto de los contratos y la existencia de clubes financieramente viables para la competición, en lugar de limitarnos a que todo sea un ajuste de cifras. Esta acción se ha concebido para beneficio de todos, incluyendo a los cientos de millones de aficionados que se han visto traicionados por la gestión irresponsable del mercado de transferencias.”

PC Piat Seggelen 640

“Durante años hemos tratado de negociar una reforma justa con otras partes interesadas, sin éxito. Fue imposible superar el primer obstáculo: garantizar que los jugadores reciban el pago estipulado en sus contratos.”

“Miles de nuestros miembros se encuentran desmoralizados por tener que pasar un mes tras otro sin recibir su salario. Cada vez más personas sacan partido de este mercado de transferencias para su propio beneficio.”

“Si bien la industria en su conjunto está creciendo, observamos cada vez mayor disparidad y dificultades económicas entre los futbolistas y los clubes. Esta situación no nos deja otra elección. FIFPro no va a hacer caso omiso cuando el perjuicio que causa el sistema del mercado de transferencias es de tal envergadura. Es momento de implementar un cambio.”


Mayor información

Para obtener mayor información, póngase en contacto con Andrew Orsatti: a.orsatti@fifpro.org; +31 613 645 946

Documentos relacionados
Descargar este archivo (FIFPro Complaint Executive Summary.pdf)FIFPro Complaint Executive Summary.pdf