Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

FIFPro insta a la FIFA a que realice una exhaustiva investigación respecto a su propio protocolo relativo a la conmoción cerebral en las competiciones, dado que no consiguió proteger suficientemente al futbolista uruguayo Álvaro Pereira durante el partido de la Copa Mundial que Uruguay disputó contra Inglaterra el pasado jueves 19 de junio.

El sindicato mundial de futbolistas pretende entablar negociaciones de manera urgente y conseguir garantías inmediatas de que la FIFA pueda preservar la seguridad de los futbolistas, que debe ser la prioridad número uno durante el resto de este torneo y en lo sucesivo.

En caso contrario, FIFPro considera la adopción de soluciones alternativas, como la presencia de personal médico independiente nombrado por el sindicato internacional en las futuras competiciones de la FIFA.

FIFPro exige también que se revisen las Reglas de Juego, de manera que un jugador con una posible conmoción cerebral pueda ser reemplazado de manera temporal mientras es sometido a examen médico.
FIFPro va a realizar un seguimiento de la salud de Pereira. Debe ser sometido a una evaluación más profunda y a un seguimiento, que ayuden a determinar si puede reanudar el entrenamiento, y cuándo.

Pereira-injuryLa Copa Mundial debe establecer el estándar de seguridad y salud para el jugador, y educar a la comunidad internacional del fútbol. Las evidencias médicas muestran que una persona afronta el riesgo de lesiones cerebrales muy graves, o incluso algo peor, cuando sufre un grave trauma en la cabeza como consecuencia de una conmoción.

El fútbol está repleto de incidentes en que los futbolistas sufren golpes en la cabeza que pueden dar lugar a una conmoción cerebral y que permanecen en el campo. En el caso de Pereira, pidió seguir jugando, desestimando así el consejo del médico del equipo de Uruguay para que fuera sustituido de manera inmediata.

FIFPro comprende que en determinados momentos, cuando afrontan la presión de un escenario internacional tan importante, muchos jugadores reaccionen de ese modo. Sin embargo, en ocasiones los futbolistas requieren una mayor protección frente a la posibilidad de tomar cualquier decisión precipitada.

Por otra parte, FIFPro manifiesta que toda evaluación de una posible conmoción que se realice en la línea lateral del campo no debe ser llevada a cabo únicamente por un médico de la selección nacional. Para garantizar la verdadera independencia, la participación de FIFPro, como autoridad internacional que representa los intereses de los futbolistas, aseguraría que queden protegidos en todo momento.

EL MÉDICO JEFE DE FIFPRO, EL DOCTOR VINCENT GOUTTEBARGE, HA IDENTIFICADO LOS SIGUIENTES PUNTOS COMO BASE PARA UNA POLÍTICA EFICAZ CONTRA LA CONMOCIÓN CEREBRAL:

El desarrollo de un sistema de supervisión para garantizar y controlar la aplicación de las directrices de Zúrich 2012 en materia de conmoción cerebral.
La realización completa y sistemática de un examen estandarizado y válido en la línea lateral (de carácter físico y cognitivo) sobre cualquier jugador de quien se sospeche que pueda haber sufrido una conmoción.
La presencia de un profesional médico independiente en la línea lateral durante los partidos de competición, para examinar a un jugador que pueda haber sufrido una conmoción.
La posibilidad de reemplazar (sustituir de forma temporal) a cualquier jugador que esté siendo objeto de examen médico en la línea lateral del campo.
Un mecanismo de aplicación para garantizar la correcta aplicación cuando no se sigan los procedimientos para proteger la seguridad y la salud de los futbolistas.
La introducción de una referencia básica, un examen anterior a la competición (de carácter físico y cognitivo) que permita realizar comparaciones importantes con todo posible examen realizado en línea lateral tras una posible conmoción.

 

Pereira-impact