Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

FIFPro insta a una investigación sobre la decisión de no reprogramar o abandonar el partido de cuartos de final para la Copa Mundial de Clubes de la FIFA disputado el pasado sábado, entre el Cruz Azul y el Western Sydney Wanderers, que se vio afectado por las graves condiciones atmosféricas.

FIFPro –el sindicato mundial de futbolistas— comparte las inquietudes expresadas por los jugadores después del partido, en el sentido de que su continuidad planteó una grave amenaza para la seguridad y la salud de todos los jugadores que se encontraban en el campo.

La seguridad y la salud de los jugadores –un derecho consagrado por la ley– deben protegerse en todo momento y deben tener prioridad sobre intereses comerciales u organizativos. FIFA –como entidad organizadora de la Copa Mundial de Clubes– tiene la responsabilidad de garantizar la seguridad y la salud de los jugadores que participan en este evento.

El sábado, los campeones de CONCACAF, Cruz Azul (México) derrotaron a los campeones asiáticos Western Sydney Wanderers (Australia), por 3-1, después de la prórroga sobre un campo anegado por las fuertes lluvias. Sobre el campo del estadio Príncipe Moulay Abdellah, el balón apenas rodaba o botaba, mientras que la superficie resbaladiza planteaba una seria amenaza para los jugadores.

"La Copa Mundial de Clubes de la FIFA es uno de los torneos más prestigiosos de este deporte, pues el equipo ganador merece el título de mejor club del mundo", afirma el Director de Servicios al jugador de FIFPro, Tijs Tummers.

"Una competición de tal nivel merece las mejores condiciones de calidad para el juego; aún más, los futbolistas son trabajadores y como tales tienen derecho a un entorno seguro de trabajo. Ni una cosa ni otra se dieron el pasado sábado: los futbolistas participaron en un partido que no hizo justicia a sus calidades y aspiraciones. Las condiciones eran sencillamente peligrosas. Tenemos suerte de que ningún jugador sufriera una lesión grave."

"Por lo tanto, FIFPro insta a la FIFA a aclarar por qué se tomó la decisión de continuar el partido en esas condiciones, y a que garantice la implementación de normas eficaces para impedir que se repita una situación similar."

Un día después del partido, la FIFA y el Comité Organizador Local (LOC) decidieron cambiar la semifinal entre el Cruz Azul y el Real Madrid a otro lugar, debido a las "difíciles condiciones del campo" en el estadio Príncipe Moulay Abdellah.

Reacciones

Después del partido, los futbolistas y los entrenadores de ambos clubes expresaron sus inquietudes por la calidad deficiente del campo y por las difíciles condiciones atmosféricas.

Mark Bridge, del Sydney Wanderers: "Cuando salimos al campo era como una piscina. Era como jugar sobre arenas movedizas; te hundías a cada paso."

El entrenador del Cruz Azul, Luis Fernando Tena, manifiesta: "Queríamos exponer nuestra capacidad técnica, pero no fue posible debido a las condiciones atmosféricas. Hicimos lo que pudimos para adaptarnos a las circunstancias."

Shannon Cole, del Sydney Wanderers: "No hubo fútbol. Para ser justos, ambos equipos mostraron gran respeto mutuo ante estos problemas. En condiciones similares suelen verse graves lesiones. Quién sabe si hubieran jugado ese partido en caso de haber sido un encuentro regular de liga."