Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

FIFPro y el sindicato serbio de futbolistas profesionales Nezavisnost (SPFN) aconsejan a todos los futbolistas profesionales que no vayan a Serbia, pues existe un gran riesgo de que no se les pague.

"Detestamos tener que hacer esto, pero nuestro trabajo es proteger a los jugadores", explica el Secretario General de FIFPro, Theo van Seggelen.

"Los futbolistas llevan meses sin cobrar y afrontan graves problemas económicos. Los clubes se encuentran al límite de la quiebra. Además, he recibido la sorprendente noticia de que uno de los clubes muestra una total falta de respeto por los derechos de los jugadores, e incluso permite que los hinchas les amenacen."

Van Seggelen se refiere a un incidente ocurrido hace poco, en el FK Radnicki 1923 Kragujevac. En los últimos tres meses (desde agosto de este año), los futbolistas de ese club no han recibido sus salarios. El miércoles 1 de diciembre, en un esfuerzo desesperado por conseguir su dinero, los futbolistas anunciaron una huelga. Su intención era no jugar ningún partido a menos que recibieran la totalidad o una parte considerable de las cantidades que se les deben.

Necesidades básicas

Muchos de los jugadores del Radnicki afrontan graves problemas para satisfacer necesidades tan básicas como la alimentación, e incluso algunos de ellos han sido desahuciados de sus hogares.

"Hay futbolistas que no tienen dinero para comprar leche para sus hijos", afirma Mirko Poledica, Presidente del sindicato serbio de futbolistas. Un jugador que se incorporó al Radnicki 1923 en agosto ha recibido tan solo un mes de salario tras fichar por el club. "Ha recibido únicamente 1.000 euros en cuatro meses, pero eso no basta para cubrir los gastos de manutención de cuatro meses. Serbia es un país caro."

El Nezavisnost ha ofrecido ya apoyo económico a todos sus miembros del FC Radnicki 1923, con una paga única (de 200 euros). Poledica: "Esa no es una solución estructural. Hay más clubes con problemas similares, y no podemos pagar a todos los futbolistas..."

Hinchas

Dos días después de que los futbolistas anunciaran su huelga, el club y el entrenador les informaron (minutos antes del comienzo de la sesión de entrenamiento) de que una delegación de aficionados iba a entrar al vestuario para hablar con ellos. Estos supuestos seguidores insultaron a los futbolistas y les amenazaron con golpearles o con apuñalarles si mantenían la huelga.

Uno de los futbolistas más veteranos, Vuk Sotirović, fue herido en el rostro cuando trataba de razonar con los aficionados y proteger a sus compañeros de equipo, más jóvenes. Otros futbolistas impidieron que estallara una pelea.

Inmediatamente después del incidente, los futbolistas llamaron a la policía, que les tomó declaración.

Como manifiesta el Presidente del sindicato, Poledica: "Es especialmente inquietante que, según parece, el entrenador Neško Milovanovic condujera a los hinchas al vestuario. Corre el rumor de que propició este incidente."

El domingo 7 de diciembre, los futbolistas jugaron el partido de liga contra el FK Vojvodina en casa (perdieron 3-4). Durante el partido, los aficionados desplegaron diversas pancartas con insultos y amenazas dirigidos a los futbolistas. Poledica: "Una de las pancartas incluso manifestó que Vuk Sotirović podría ser asesinado."

En los días siguientes, siete futbolistas abandonaron el club, según Nezavisnost. Poledica: "Sienten que no pueden satisfacer sus necesidades básicas mientras juegan en el FK Radnicki." La mayoría de estos futbolistas ha iniciado procedimientos de arbitraje contra Radnicki en la CNRD serbia.

El sindicato de futbolistas del país (FAS) y la Liga condenaron el incidente en una carta, pero la Federación no emprendió ningún procedimiento disciplinario contra el club. "Es muy decepcionante", afirma Poledica.

Consejo negativo

El FK Radnicki no es el único club de Serbia que afronta graves problemas económicos. Ocho de los dieciséis equipos de la primera división (SuperLiga) tienen sus cuentas bancarias bloqueadas por el Banco nacional serbio, y no pueden pagar a sus futbolistas.

Poledica: "La situación actual es alarmante. Tenemos 115 casos en nuestra CNRD relativos a cantidades debidas. Aproximadamente existen únicamente 500 futbolistas profesionales en Serbia. No nos sorprendería que algunos de los clubes se declarasen en quiebra próximamente."

"Por lo tanto, debemos enviar un mensaje a todos los países, y recomendar a todos los futbolistas extranjeros que no vengan a Serbia, pues no hay garantías de que vayan a cobrar su salario."

rad5