Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

Interpol, Transparency International y el Consejo de Europa secundan el mensaje que FIFPro ha venido emitiendo durante años en la lucha contra el arreglo de partidos. 

El último día de la conferencia de clausura de Don't Fix It, el pasado miércoles 4 de junio, los expertos de estas reconocidas organizaciones admitieron la importancia de la buena información, la mejora de la concienciación, la necesidad de buena gobernanza, la adecuada protección de los delatores y el correcto equilibrio entre la tolerancia cero y un enfoque caso por caso.

"Combatir el arreglo de partidos es una labor compleja, pero tampoco es ciencia aeronáutica", afirmó Harri Syväsalmi, Director de la División de Deportes del Ministerio finlandés de Educación y Cultura. Como presidente del Grupo Experto del Consejo de Europa, ha participado plenamente en la redacción del borrador para la Convención Internacional sobre la Lucha contra la Manipulación en las Competiciones Deportivas. En septiembre de este año, el Consejo de Europa espera que 51 países participantes firmen esta convención. Tres meses después de su firma, los países podrán ratificarla.

La colaboración es un deber, mantuvo Syväsalmi. "Juntos somos más fuertes. Esta es una batalla que no puede ganarse en solitario."

De conformidad con el experto finlandés, la colaboración significa que los futbolistas deben participar en la implementación de las iniciativas en la lucha contra el arreglo de partidos. "Los futbolistas son parte de la solución, no el problema."

Sylvia Schenk, abogada de Transparency International, está de acuerdo: "Los atletas no son específicamente corruptos, ni más ni menos que otras personas que no pertenecen al mundo del deporte. Pero los atletas están expuestos a grandes riesgos, y ese problema debe abordarse. Son los clubes y las federaciones las entidades responsables del entorno en que juegan los futbolistas. Por esa razón, deben aplicar una gestión de riesgos adecuada, para impedir poner a los jugadores en riesgo."

Julie Norris, Directora del Programa de Interpol para la Integridad en el Deporte, mencionó el Chelsea como ejemplo. "Estoy leyendo el libro de Wilson Raj Perumal, delincuente de Singapur implicado en el arreglo de partidos, y describe su llegada al Chelsea. Allí se presentó como un reportero de Singapur que quería hablar con los jugadores. El Chelsea se negó. El Chelsea tiene una marca, y la protege. Pero Perumal puede presentarse en muchos otros clubes. No todos los clubes protegen su marca tan cuidadosamente como el Chelsea."

Norris recurrió a una metáfora. La gente protege su hogar contra los ladrones. "Cierran la puerta con llave, o incluso ponen un sistema de alarma." Comprender la necesidad de autoprotección debe llegar a los clubes y a las federaciones de fútbol. "Hay que proteger el propio deporte."

 

Norris-Syvalsami-Schenk-191

Julie Norris, Harri Syvälsami y Sylvia Schenk

La buena gobernanza es una condición para garantizar que el deporte se gestione de manera eficaz y de acuerdo con sus propios valores. Los clubes y las federaciones de fútbol deben, por ejemplo, minimizar los riesgos del arreglo de partidos: el pronto pago de salarios (dignos) a los futbolistas, y darles un trato como a cualquier otro trabajador son dos condiciones de suma importancia.

Sin duda, los intentos de denunciar el arreglo de partidos son importantes en la lucha contra el arreglo de partidos, pero debe realizarse una precisa distinción al respecto, manifestó Schenk: "La obligación de denuncia debe quedar muy claramente definida. No se puede pedir que se denuncie cada sospecha de manipulación. ¿Cuándo hablamos de sospecha? Pero sí se puede pedir la denuncia de cualquier propuesta recibida. Creo que FIFPro debe desempeñar un papel para desarrollar una política que defina la obligación de denuncia."

Norris: "Las personas que reciben las denuncias deben saber qué hacer con ellas. La gente solo denunciará si ve que sus denuncias tienen algún resultado."

Syväsalmi: "Quien reciba la información debe ser alguien de confianza, y debe proteger al delator."

Schenk: "Debe protegerse a los delatores. Aunque la denuncia sea anónima, podría desvelarse la fuente al comienzo de una investigación, sin tener en cuenta la situación específica. En ocasiones no es posible ni siquiera investigar, pues cada acción podría poner a la fuente en riesgo. Por lo tanto, la denuncia anónima no debe llegar directamente al despacho de la persona que lleva la investigación sobre el arreglo de partidos."

La tolerancia cero es un tema delicado, que exige una mayor definición. FIFPro mantiene la opinión de que la tolerancia cero no es la solución al arreglo de partidos. FIFPro defiende un enfoque caso por caso para evaluar el nivel de participación de cada jugador. "Siempre hay circunstancias", como explicó Tony Higgins. "Tenemos historias de futbolistas a quienes apuntaron con una pistola en la cabeza..."

Schenk: "Estoy totalmente de acuerdo. La tolerancia cero significa que hay que tomar cada caso y tratarlo de manera individual. La tolerancia cero no significa que haya que suspender a una persona de por vida por su primera implicación en un caso de arreglo de partidos. No hay por qué cortar la cabeza de todo aquel que comete un error. Se necesita la tolerancia para señalar que se considera el arreglo de partidos y la corrupción muy seriamente, pero debe emplearse un enfoque caso por caso. Tratar de cambiar las conductas mediante la amenaza no es el enfoque correcto para prevenir el arreglo de partidos o la corrupción."