Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

El inicio del torneo del fútbol boliviano, previsto para el 7 de agosto, está en riesgo por deudas de los clubes con jugadores y técnicos, según amenaza del gremio de futbolistas (Fabol).

Diez de los 12 clubes que conforman la primera división del fútbol deben cerca de 1,4 millones de dólares a jugadores y técnicos, quienes tienen a su favor fallos de un tribunal de justicia deportiva local.

“Tenemos una resolución del Comité Ejecutivo de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), que fue en su momento refrendada por la Liga, ahí se estableció que si hay deudas, el torneo no puede empezar”, afirmó David Paniagua (foto), el secretario general del sindicato Futbolistas Agremiados de Bolivia (Fabol), citado por el portal de noticias deportivas Late.

Acotó que “si el certamen no comienza, (entonces) es por irresponsabilidad de los dirigentes, no nuestra”, pues lo único que hace Fabol es hacer cumplir una normativa para que a principio de cada campeonato, ningún equipo tenga obligaciones económicas pendientes con jugadores o técnicos.

“Todos los días vemos que los clubes fichan nuevos jugadores, a pesar de que tienen deudas con los antiguos futbolistas, esto es una chacota”, sostuvo el dirigente de los jugadores en El Deber, quien informó que la Liga y los presidentes de los clubes ya tienen conocimiento de la situación, pero que poco o nada han hecho para buscar soluciones.

Paniagua aseguró a Futbolmanía: “Es preocupante porque en lugar de disminuir las deudas, en relación al año pasado, se han incrementado. (...) En lugar de que los dirigentes pisen la realidad y ofrezcan lo que pueden pagar, no lo hacen.”

Si bien el dirigente no reveló muchos detalles, sí informó que Real Potosí es el club que tiene más reclamos por incumplimiento de sueldos, premios y primas. El equipo potosino tiene 21, seguido por San José, con 19. Wilstermann no se queda atrás, tiene 16, mientras que Blooming 15 y Universitario de Sucre suma 9 reclamos.

Los únicos dos equipos que no tienen deudas son el último campeón del fútbol, el laureado Bolívar, y el modesto Universitario de Pando, que descendió de división.

De todos los clubes que deben a los jugadores, el único que ha iniciado conversaciones con ellos en busca de una solución es The Strongest, que ha reconocido la deuda y está viendo cómo saldar esos compromisos económicos antes del 7 de agosto, fecha en la que en teoría debe comenzar el torneo Apertura de la temporada 2015-2016.

Fabol busca una verdadera reestructuración para cambiar la imagen del fútbol nacional. "Es lo que todos queremos, que de una vez se consolide una nueva estructura porque la actual no funciona. No pasa por los cambios de persona ya que todo sigue igual. Necesitamos empezar de cero", manifestó. "No es Fabol la que trunca el inicio del torneo, pero no puede empezar si es que los contratos no se han cumplido. Pedimos que se respete la norma y estamos trabajando para ello.