Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

FIFPro subraya las palabras que ha pronunciado el director de Europol, Rob Wainwright: ‘Es un día triste para el fútbol europeo.’ Tras la investigación que ha publicado Europol, FIFPro desea recalcar que es hora de que todas las partes interesadas del fútbol profesional tomen las medidas oportunas.

 

La investigación de Europol ha revelado pruebas de la influencia de una red delictiva organizada que corrompe el fútbol profesional. Un total de 425 árbitros, directivos de clubes, futbolistas y delincuentes de más de 15 países están bajo sospecha de haber intentado amañar más de 380 partidos de fútbol profesional. Además, se han identificado otros 300 partidos sospechosos fuera de Europa, principalmente en Asia, y en América Central y del Sur. Todos estos partidos se disputaron de 2008 a 2011.

 

‘Todos los responsables del mundo del fútbol deberían prestar atención a las alarmas que ha desatado este caso’, ha manifestado Wainwright.

 

‘La investigación muestra que la situación es incluso peor de lo que creía’, responde el secretario general de FIFPro, Theo van Seggelen, que asistió a la conferencia de prensa de Europol. ‘Afecta incluso a partidos de la Copa Mundial y de la Eurocopa, así como de la Liga de Campeones. Esto es muy grave. Se trata realmente de delincuencia organizada.’

 

‘Ya he dicho muchas veces que el arreglo de partidos no lo inician los futbolistas profesionales. La investigación de Europol está en línea con la experiencia de FIFPro: el arreglo de partidos es cosa de la delincuencia organizada, no de los futbolistas profesionales. El arreglo de partidos nunca lo inicia el futbolista.’

 

Los futbolistas son víctimas, ha recalcado Friedhelm Althans, investigador jefe de la Policía de Bochum (Alemania), durante la conferencia de prensa de Europol. ‘Esta situación conlleva grandes pérdidas económicas para las federaciones, los agentes de futbolistas y de apuestas, pero también para los propios futbolistas.’ Ha mencionado que hay futbolistas que han perdido su empleo debido a que los clubes arrastraban grandes deudas tras el descenso o la eliminación de las competiciones.’

 

‘Otra consecuencia que ha presentado Althans es que los seguidores y los atletas van a perder su confianza en el deporte, por culpa del arreglo de partidos’, continúa diciendo Van Seggelen. ‘La integridad del fútbol profesional está en juego. Si el público pierde la fe en el fútbol, desaparece todo aquello sobre lo que se basa el fútbol profesional, y finalmente los futbolistas pierden su empleo.’

 

FIFPro comprende las enormes dificultades que entraña la lucha contra el arreglo de partidos, pues la delincuencia organizada se extiende a innumerables personas que operan en distintos países de distintos continentes, a quienes no detienen las fronteras nacionales, como sí ocurre con las investigaciones.

 

Sin embargo, FIFPro insta a todas las partes interesadas a asumir su responsabilidad y a propiciar las condiciones necesarias que pueda erradicarse el arreglo de partidos en el mundo del fútbol profesional. ‘Las federaciones de fútbol, las ligas y los clubes deben comprender que tenemos que minimizar los riesgos de que se produzca el arreglo de partidos. Tenemos que emprender medidas serias, y no estoy hablando de la tolerancia cero, porque esto no ayudará a poner más información sobre la mesa: ningún futbolista confesará si sabe que será suspendido durante muchos años.’

 

‘Ya va siendo hora de implementar y hacer cumplir los requisitos mínimos en todos los países europeos. Ya va siendo hora de que todos los futbolistas profesionales de Europa firmen los mismos contratos de trabajo y obtengan la misma protección jurídica del derecho laboral. Ya va siendo hora de que las partes interesadas aborden los problemas creados por agentes poco dignos de confianza. Ya va siendo hora de que se prohíba la titularidad de terceras partes en el fútbol profesional. Ya va siendo hora de que se introduzcan y se hagan cumplir los sistemas de licencias en todas las ligas del fútbol profesional.’

 

‘Si la familia del fútbol aborda el problema del arreglo de partidos con seriedad, debería comenzar por garantizar que todo futbolista profesional del mundo tenga los mismos derechos y reciba su salario tal como estipule su contrato. Esta no es la solución al arreglo de partidos, pero contribuirá a impedir muchas tentativas de participar en él.’

 

En opinión de FIFPro, una de las maneras de reducir la incidencia del arreglo de partidos y de su potencial en el fútbol es informando a los jugadores: las campañas deben llevarse hasta los vestuarios de los clubes. Por lo tanto, el sindicato mundial de futbolistas ha iniciado un proyecto con la Universidad Birkbeck, de Londres. El proyecto se denomina Don’t Fix It (No lo arregles).