Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

El Sindicato danés de futbolistas, Spillerforeningen, ha emitido una alerta después de que se hayan producido tres casos de futbolistas que han recibido un tratamiento incorrecto tras sufrir una contusión cerebral.

Según este sindicato, casos en los que se han visto implicados tres futbolistas y una jugadora de balonmano no recibieron el tratamiento adecuado tras sufrir una lesión en la cabeza; en dos de esos casos, continuaron jugando.

“No debemos poner en riesgo la vida de los jugadores,” ha afirmado Mads Oland, director del Spillerforeningen, que representa a atletas de distintos deportes, incluyendo el fútbol y el balonmano.

Oland ha manifestado que el deporte danés carece de conocimiento suficiente sobre las conmociones cerebrales y su tratamiento. “Sí que tenemos la reglamentación adecuada para proteger a los jugadores que se encuentran en esa situación, pero parece ser que nadie la sigue.”

“Desafortunadamente, esto se hizo patente cuando les vimos jugar a pesar de la sospecha o incluso la certeza de una conmoción cerebral,” ha añadido Oland.

“Sencillamente, no puede ser que pongamos en riesgo la vida de los jugadores para que jueguen los últimos minutos de un partido.”

Oland hace hincapié en que es responsabilidad del personal médico del club tomar una decisión basada en la salud del jugador y no en el deseo del jugador por volver al terreno de juego. “Por supuesto, todo deportista hará lo que sea por jugar. Pero esa decisión nunca debe ser responsabilidad del jugador, ni debe valorarla él mismo.”

Según las directrices del año 2012 para casos de conmoción cerebral si hay indicios de conmoción cerebral, un atleta debe ser retirado del campo y dejar de jugar. La decisión de mantener los cuidados y de su reincorporación al juego debe ser gestionada cuidadosamente, pues una reincorporación antes de que los efectos de la conmoción hayan sido adecuadamente sanados podría dar lugar a un mayor riesgo de recaídas o a consecuencias aún más serias, como a trastornos neurológicos.

Oland conoce de varios jugadores que han tenido problemas debido al tratamiento deficiente de su conmoción. “Desafortunadamente, tenemos ya algunos ejemplos de atletas daneses que han quedado tan incapacitados que no pueden trabajar, hacer deporte o tener una semana laboral normal. A toda costa, debemos evitar más ejemplos.”

Lea támbien el blog del Dr. Vincent Gouttebarge sobre conmoción cerebral