Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

Las jugadoras de la selección danesa femenina están luchando por un nuevo acuerdo con la federación danesa de fútbol, DBU, ya que quieren una compensación justa por representar a su país un promedio de casi 70 días cada año.

FIFPro apoya plenamente a las jugadoras, que han sido sometidas a presión por su federación de fútbol, que incluso amenazó con posibles sanciones legales contra ellas.

La misma federación exigió que las jugadoras pagaran todas las entradas del partido para la familia y allegados durante el campeonato europeo, antes de pagar a las jugadoras sus primas por ganar la medalla de plata.

El convenio colectivo anterior expiró a principios de este mes. Las jugadoras y su sindicato, Spillerforeningen, han estado discutiendo un nuevo acuerdo con la DBU desde diciembre de 2016 sin ningún acuerdo todavía.

Después de las conversaciones del domingo pasado, las jugadoras dijeron a la DBU que estaban dispuestas a negociar día y noche, pero no tuvieron ninguna noticia de la DBU hasta el martes, cuando la DBU sorprendentemente convocó un partido amistoso contra Holanda, programado este viernes en Horsens. Las entradas para el partido se agotaron.

Las jugadoras están pidiendo una compensación justa y básica, porque la mayoría no tiene ingresos adecuados del fútbol por parte de su club y necesita un trabajo para permitirse vivir. Las jugadoras consideran que es un honor jugar para su país, lo que demostraron en el campeonato europeo de este año. Pero no deberían pagar dinero de su bolsillo para jugar para el selección nacional. Tienen derecho a una compensación justa de su federación de fútbol para que puedan priorizar su carrera futbolística.

FIFPro señaló que la DBU es muy ambiciosa, estableciendo metas altas, incluyendo un puesto entre los cuatro primeros en la Copa Mundial de 2019 y la calificación para los Juegos Olímpicos de 2020. Sin embargo, estos ambiciosos objetivos requieren una inversión adecuada, incluida la asignación mensual apropiada que las jugadoras están pidiendo.

La capitana Pernille Harder dijo en un comunicado oficial que las jugadoras "aún están listas para negociar las 24 horas del día" con la DBU para lograr un acuerdo antes del partido de clasificación para el Mundial del próximo martes contra Hungría.

"No negociamos para hacernos ricas", dijo Sanne Troelsgard, que ha jugado 117 veces para Dinamarca. "Se trata de asegurar que podamos estar a la altura de nuestras propias expectativas y de la DBU".

 

Danish womens team 640