Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

FIFPro da la bienvenida a algunos de los mejores futbolistas profesionales retirados a su evento de golf (Day of Legends) en el Monte Carlo Golf Club. FIFPro explica por qué el Sindicato Mundial de Jugadores invita a las estrellas del juego al campo de golf.

 

Desde 1965, FIFPro ha defendido y protegido los derechos de futbolistas profesionales alrededor del mundo, lo que le otorga un lugar privilegiado en los corazones de los jugadores, y también lo convierte en un socio preferente de las autoridades internacionales, ya sean organismos deportivos (como FIFPro) u otros organismos como la Comisión Europea, por ejemplo.

 

Defender los derechos de futbolistas profesionales es mucho más importante de lo que la mayoría de la gente piensa, porque un jugador de fútbol es un empleado como cualquier otro, sujeto no solo a reglamentos deportivos, sino a leyes (nacionales y/o supranacionales, dependiendo de las circunstancias).

 

Según la opinión pública, todos los futbolistas son ricos y privilegiados, pero la realidad de la situación es bastante diferente. Los jugadores son privilegiados, por supuesto, por su carrera futbolística profesional, pero son necesarios esfuerzos para preservar ese estado de privilegio, mejorar lo que se pueda mejorar (el calendario, por ejemplo) y proteger a los jugadores contra los malos hábitos que se esconden tras las sombras.

 

Miles de futbolistas profesionales no disfrutan de esta carrera dorada y fácil que los convierte en estrellas: adulados, famosos y reconocidos por todos. Por eso la solidaridad ha sido, es, y seguirá siendo uno de los pilares de FIFPro. Lejos del sistema de estrellas, muchos futbolistas no reciben sus salarios a tiempo (algunos ni lo reciben). A menudo, los jugadores son víctimas de discriminación y violencia, o los convierten en simples accesorios. Ellos son las primeras víctimas. Y son víctimas cuando algunos clubes les fuerzan a terminar o a renovar sus contratos.

 

La realidad también muestra que hay jugadores que luchan con la ‘vida real’ después de terminar su carrera futbolística. Es lo que se conoce como ‘la pequeña muerte’.

 

FIFPro se compromete a apoyar a todos los jugadores día a día, jóvenes o viejos, sean famosos o no. Les presta atención, los defiende, los apoya y los prepara para el futuro. No les olvida cuando han colgado sus botas en una tienda de suvenires, mientras nuestro mundo, que está metido de lleno en una carrera frenética en la que solo podemos pensar en el presente, tiende a olvidarlos.

 

FIFPro ha tomado forma durante años y se ha equipado con una organización sólida y profesional en la que antiguos jugadores son la mayoría de los representados, porque conocen los usos y costumbres de la profesión por haber hecho su propia carrera en el ‘hermoso juego’.

 

Es este conjunto, donde se unen futbolistas de ayer y hoy, abogados y expertos legales, lo que otorga poder a FIFPro en nuestros días.

 

Es por esto también, lejos de las luchas amargas ocasionales alrededor de una mesa de conferencias, que FIFPro ha invertido en competiciones de golf desde 2010 que incluyen a antiguos futbolistas, todos ellos estrellas que forman parte de nuestro salón de la fama del deporte.

 

Esto permite a FIFPro insistir en la solidaridad, el valor creador y esencial que forma un lazo entre futbolistas profesionales. Estos jugadores son muy conscientes del hecho de que las grandes cualidades no son suficientes para tener una bonita carrera como futbolista. Como en otros campos, la suerte es un factor importante. Esto aumenta enormemente las afinidades mutuas entre ellos. Para los jugadores, no hay diferencia entre uno que conduce un Ferrari y otro que conduce una bicicleta. Se apoyan unos a otros por lo que son, futbolistas. O por lo que han sido. Han practicado la misma ocupación durante años, ¡conducidos por la misma pasión! Han repetido los mismos movimientos y chutado los mismos balones. Todos ellos tienen momentos conocidos de gloria y momentos difíciles. ¡Pero nunca han abandonado!

 

Los mejores jugadores, la mayoría de los cuales van a tomar parte en nuestro Día de Leyendas, saben que pueden contar con el apoyo de FIFPro si lo necesitan, como FIFPro sabe que estos jugadores ejemplares siempre estarán allí para ayudar a otros, y apoyarles, cuando sea necesario.
Esa es la solidaridad de FIFPro. ¡Eso es FIFPro!

 

Los tres ganadores: Andriy Shevchenko, Christophe Dugarry y Cosmin Contra

 

 

 

 

Primera foto: Teddy Sheringham, Christian Karembeu y Peter Schmeichel.