Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

Aunque la cifra de casos abusivos contra los futbolistas profesionales crece rápidamente en Rusia, la federación del fútbol del país (RFU) continúa haciendo caso omiso de las quejas de los jugadores. El sindicato de futbolistas (PSFT) se pregunta si la RFU acabará por emprender acciones en algún momento.

 

El PSFT ha hecho el siguiente resumen de incidentes ocurridos, y de la reacción de la RFU a los mismos.

 

El 18 de junio, Danko Lazovic, internacional serbio del campeón ruso Zenit St. Petersburg, recibió una descarga eléctrica por parte de un agente de la Unidad Policial Especial cuando trataba de lanzar su camiseta a los seguidores del Zenit. El incidente puede verse en YouTube. Los médicos afirmaron que Lazovic había sufrido una descarga eléctrica. Tenía quemaduras de primer grado y ha requerido tratamiento diario.

 

Las autoridades policiales se negaron a iniciar una investigación debido a la ‘ausencia de delito’: según ellos, Lazovic no fue reducido con una pistola eléctrica.

 

El director de la federación rusa, Sergei Fursenko, manifestó claramente cuál era su posición: ‘Creemos que cada cual debe hacer su trabajo. Los futbolistas deben jugar al fútbol y no provocar a nadie.’ El director ejecutivo de la Primera División rusa, Sergey Cheban, dirigió las culpas contra el jugador: ‘¿Cómo van a juzgarse las acciones de alguien que se ha buscado sus propias consecuencias?’

 

El 7 de marzo, Nikola Nikezic fue agredido físicamente y amenazado por empleados de su antiguo club, el FC Kuban, para que rescindiera su contrato sin recibir indemnización. El presidente de la RFU, Fursenko, no tardó en defender al club en una entrevista a SovSports: ‘El caso es bastante sospechoso. Conociendo a los directivos de club, dudo de que hayan podido emplear tales métodos.’

 

El Comité Ético de la RFU impuso sanciones al FC Kuban y a sus directivos. El director Suren Mkrtchyan recibió una multa de 25.000 euros, y el club otra multa de 50.000 euros. Se prohibió al director deportivo Sergei Doronchenko su participación en el mundo del fútbol hasta que finalizaran las temporadas 2011/12, e igualmente al entrenador suplente Nikolay Hlystunov, hasta finales de 2011.

 

Pero el Comité de Apelaciones de la federación rusa de fútbol desestimó la decisión del Comité Ético y se retiraron todas las sanciones, además de la multa de 50.000 euros impuesta al FC Kuban.

 

En marzo, Roberto Carlos, capitán del FC Anzhi Makhakchala, fue recibido en el estadio del Zenit de San Petersburgo por un espectador que le ofreció un plátano a medio pelar. Nadie fue castigado por esa acción. Tres meses después, durante el partido entre el FC Anzhi y el FC Kriliya Sovetov, Roberto Carlos volvió a recibir insultos, esta vez por otro hincha, que lanzó al campo un plátano dirigido al defensa brasileño. De nuevo, las autoridades futbolísticas no emitieron ninguna sanción.

 

El sindicato ruso de futbolistas profesionales se pregunta qué más tiene que ocurrirles a los jugadores rusos para que las autoridades futbolísticas comiencen a respetar los derechos fundamentales de los futbolistas’, afirma Nikolai Grammatikov, secretario general del PSFT. ‘En lugar de abordar estos problemas, el presidente de la federación rusa (que además es miembro del comité ejecutivo de la UEFA) y su entorno culpan sin cesar al sindicato por ‘dañar la imagen del fútbol ruso’.’

 

Grammatikov: ‘Mientras tanto, los jugadores están desprotegidos, no están representados en los principales comités de la RFU, y el organismo rector se limita a hacer la vista gorda.’