Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

El siguiente es un comunicado de FIFPro sobre el caso del futbolista maltés Samir Arab.

FIFPro ha tenido constancia de la declaración de la UEFA, en que acepta la decisión del Tribunal de Arbitraje Deportivo de ratificar la sanción de dos años impuesta al futbolista maltés Samir Arab por no haber informado de una propuesta de arreglo de partidos. FIFPro había decidido no realizar comentarios sobre el caso hasta que se hubiera comunicado el fundamento de la decisión del TAD. No obstante, FIFPro se siente en la obligación de plantear algunos puntos importantes a consecuencia de la declaración de la UEFA publicada a principios de esta semana.

La sanción resulta de una investigación de la UEFA acerca de dos partidos clasificatorios para el Campeonato Europeo Sub-21, disputados en marzo de 2016, que finalmente no fueron manipulados porque diversos jugadores malteses que recibieron esa propuesta –incluyendo a Samir Arab– rechazaron participar en dicha manipulación.

FIFPro considera que una sanción de dos años en el caso de Samir Arab es totalmente desproporcionada e injusta. De hecho, FIFPro no comprende la decisión de la UEFA de iniciar un procedimiento disciplinario contra el jugador en primer lugar.

Aunque Samir Arab admite que no denunció de forma inmediata la propuesta de arreglo de partido a la UEFA o a la Federación Maltesa de Fútbol, tan solo tres semanas después de que ocurrieran los hechos cooperó plenamente con la investigación policial realizada en Malta y testificó en el tribunal contra el instigador de tal trama, un delincuente con un historial delictivo que ya había sido proscrito del fútbol por intentos anteriores de arreglo de partidos.

El tribunal maltés que sentenció al instigador de la trama con pena de prisión describió a Samir Arab como un “testigo fundamental”. Tanto la investigación policial como el testimonio de Samir Arab en el tribunal precedieron los cargos disciplinarios de la UEFA durante aproximadamente un año. Para FIFPro, resulta incomprensible que un testigo plenamente cooperativo en una investigación delictiva pueda ser sancionado más de un año después por la UEFA, con una sanción de dos años para toda actividad relacionada con el fútbol, impidiéndole incluso el entrenamiento con su club.

Por otra parte, FIFPro ha planteado de forma constante su inquietud por la formación adecuada de los futbolistas juveniles, y ha defendido la protección que se otorga a los testigos para los jugadores que denuncian propuestas de arreglo de partidos: dos prerrequisitos fundamentales en la lucha contra el arreglo de partidos. FIFPro considera que estos prerrequisitos no se cumplían en el momento de los hechos que dieron lugar a estas sanciones.

Si bien FIFPro apoya vehementemente las medidas que adopten las autoridades futbolísticas para erradicar el arreglo de partidos, instamos a que se aplique un enfoque más proporcionado y razonable, para que jugadores como Samir Arab no reciban sanciones injustas y desproporcionadas como parte de estos esfuerzos, y más especialmente cuando proporcionen una ayuda inestimable para la encarcelación de los verdaderos delincuentes.