Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

Sifup, el sindicato chileno de futbolistas profesionales, ha organizado su primer Día del Fútbol: un día especialmente planeado para niños de hogares desfavorecidos.

 

Sifup ha creado un torneo para 300 niños de Coanil, organización que trabaja con niños procedentes de familias pobres o que viven en vecindarios desfavorecidos o en orfanatos. Antiguos y actuales futbolistas y entrenadores asistieron al evento. 

 

Por ejemplo, los antiguos jugadores de la selección chilena Esteban Valencia y Pedro González mantuvieron una sesión especial de entrenamiento con María Teresa Villalón, una niña de 17 años que va en silla de ruedas y que juega como guardameta. Los jugadores del Palestino y de Unión Española visitaron el torneo y compartieron algunos momentos con los niños.

 

‘La idea es integrar el fútbol en la comunidad a través de una organización como Coanil’, explicó Carlos Soto, presidente de Sifup. ‘Esperamos organizar actividades similares cada año. Sin esta actividad, estos niños apenas tendrán la posibilidad de acercarse alguna vez a un futbolista.’

 

Felipe Núñez, guardameta del Palestino, añadió: ‘Estas cosas significan mucho para un jugador. Siempre he querido mantenerme lo más cerca posible de los niños que tienen problemas de salud o que viven en circunstancias sociales difíciles. Para ellos, estos encuentros pueden ser muy importantes. Yo mismo soy padre de dos niños, y cuando veo a otros niños que por diversas razones no han llegado al mundo del mismo modo que por ejemplo mis propios hijos, siempre siento un afecto muy especial por ellos.’ (Nuñez foto arriba.)

 

‘Me siento muy satisfecho de contribuir a un evento como este’, afirmó Sebastián Jaime, delantero de Unión Española. ‘Sería estupendo mantener estas actividades con más frecuencia: todos los jugadores están entusiasmados por acompañar a los niños y pasar el tiempo con ellos, porque ven la alegría que estos niños sienten.’

 

Pedro González, María Teresa Villalón y Esteban Valencia