Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

Seboloko Khutsafalo se ha visto forzado a retirarse del fútbol profesional debido a un tumor en la columna vertebral. FIFPro se suma a los sentimientos del Sindicato de Futbolistas de Botsuana (FUB), que ve esto como una oportunidad de destacar principios clave en la forma en la los jugadores deben tomar medidas para proteger su propia salud.

El presidente del FUB Mmoni Segopolo dijo, "Estamos enormemente preocupados por el bienestar de los jugadores. Por ejemplo, la falta de chequeos médicos es una de las áreas clave que esperamos abordar con profundidad con todos los equipos. Se dará cuenta de que los chequeos regulares podrían ayudar a advertir algunas de estas enfermedades mortales."

Hace dos años, Seboloko Khutsafalo experimentó problemas de salud que más tarde le lisiarían. En ese momento, él estaba jugando en la Primera División de Botsuana con el BDF XI. Su condición se deterioró en septiembre del año pasado al casi no poder caminar diez metros antes de quejarse de fatiga. Muy pronto, se vio forzado a usar muletas y por último una silla de ruedas, todo esto en unas semanas. Una resonancia magnética reveló que un tumor estaba presionando su columna vertebral y atacando su sistema nervioso.

Khutsafalo viajo a Sudáfrica en diciembre porque necesitaba cirugía. Durante este periodo estuvo separado de sus seres queridos y el Sindicado de Futbolistas de Botsuana (FUB) patrocinó un viaje para ayudar a aliviar su dolor y sufrimiento. Segopolo lideró una delegación de tres miembros del FUB junto con Kgosana Masaseng y Tiroyaone Lepotokisi a Sudáfrica. A ellos se unieron la madre y la prometida de Khutsafalo.

Khutsafalo estaba abrumado de alegría al ver a su madre y su prometida inesperadamente. "Soy muy afortunado de tener el apoyo del sindicato. Se habrá dado cuenta de que durante años, los jugadores han estado sufriendo y desde su formación del FUB, ahora puede abordar algunos retos que nos afectan," dijo.

El describió la visita del sindicato como una gran demostración de su compromiso con problemas que afectan a los jugadores, antes de añadir "deseo que más jugadores pudieran unirse al sindicato para proteger sus carreras, porque nunca se sabe lo que pasará mañana".

Khutsafalo, 32, se había matriculado en cursos que le prepararían para la vida después del fútbol cuando todo quedó en suspenso. "Los pocos ahorros que conseguí gracias al fútbol han ayudado a mantener a mi familia. Este es un periodo muy difícil para mí porque ya no estoy jugando. Los jugadores (en Botsuana) no ganan mucho dinero, y por este motivo seguimos sufriendo después de nuestras carreras como jugadores," dijo.

Aquí sentado, he desarrollado mucho interés en asegurar que a partir de aquí, me uniré a ustedes en abordar a los jugadores de todo el país sobre problemas de salud. Mucha gente está sufriendo varias enfermedades y algunas, como la mía, no se comunican lo suficiente," dijo Khutsafalo.

Él ha estado leyendo e investigando mucho sobre su enfermedad y le encantaría ser un embajador, un papel que él prevé que le acerque a otros jugadores y miembros de la comunidad.

Khutsafalo terminó recientemente su tratamiento de radiación y espera estar de vuelta en Botsuana en marzo para continuar con el tratamiento. Él rezuma confianza cuando habla sobre las probabilidades de recuperación. "Hay esperanzas de que me recupere. Mi equipo médico ha sido fantástico y no tengo ninguna duda de que podré volver a caminar de nuevo," dijo con una amplia sonrisa.