Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

(Reuters) - Las autoridades públicas noruegas del ámbito del fútbol han unido fuerzas después de que el país se haya visto sacudido esta semana por acusaciones de arreglo de partidos. La Federación noruega (NFF) y el sindicato de futbolistas, además de la policía y de personalidades políticas, están tratando de poner fin al escándalo en plena investigación sobre el posible arreglo de dos partidos en el país.

 

‘No cabe duda de que el arreglo de partidos es un problema devastador para el deporte y pone en riesgo los propios cimientos sobre los que descansa’, ha afirmado la ministra noruega de Cultura, Anniken Huitfeldt.

 

La policía está investigando las acusaciones sobre el arreglo de dos partidos disputados el 24 de junio, en los que el Ostsiden IL pasó de estar perdiendo 3-0 a ganar 4-3 contra el Follo FK, mientras que el Asker derrotó al Frigg 7-1. El Follo FK comunicó a la Federación sus sospechas sobre el arreglo del partido, y se inició una investigación interna. La Federación tomó entonces la medida sin precedentes de cancelar el partido entre el Ullensaker/Kisa y el Ham Kam. Al día siguiente de programarse el partido, la NFF presentó una reclamación formal ante la policía de Oslo, comenzando así una investigación criminal.

 

‘Hemos hablado con algunos testigos de los clubes y con un jugador, y vamos a solicitar más testimonios para comprobar la veracidad de la información que hemos obtenido de la NFF y del Follo’, manifestó el jefe de la investigación, Gro Smogeli, quien también añadió que se había puesto en contacto con la policía sueca.

 

A consecuencia de la investigación, el antiguo defensa del Southampton, Claus Lundekvam, manifestó al medio noruego NRK que había participado en apuestas sobre aspectos de los partidos sobre los que tuvo control durante su temporada en la Premier League inglesa.

 

Lundekvam, que jugó 53 partidos para el club noruego Brann antes de trasladarse a Inglaterra en 1996, dijo que había hecho ‘mucho dinero’ apostando con otros sobre incidentes como cuándo iba a producirse el primer saque de banda o la primera tarjeta amarilla durante los partidos en que jugó.

 

El miércoles, el entrenador del Valerengen, Martin Andresen, que juega para el Follo FK en su tiempo libre, manifestó al periódico Dagens Naringsliv que había apostado en la liga española después de un chivatazo por parte de un jugador de uno de los dos clubes implicados, que le dijo que su equipo iba a perder.

 

Joachim Waltin, presidente del sindicato noruego de futbolistas (NISO), manifestó a Reuters que las apuestas ilegales son un problema para el deporte, y que su organización estaba trabajando con la NFF y con la policía para informar a sus miembros sobre el riesgo que ello supone.

 

‘Creo que es un problema aquí. No sabemos cuántos casos habrá habido, pero hemos visto algunos en los últimos años. Hemos visto a un par de futbolistas relatar sus problemas. Para ellos es más fácil pedir ayuda, y nosotros podemos dársela en ciertas situaciones. Con jugadores jóvenes que disponen de dinero y de demasiado tiempo libre fuera de los entrenamientos, siempre existe el riesgo.’

 

Waltin dijo que las normas sobre las apuestas eran claras, que los jugadores debían respetarlas, y que no iba a dedicar su tiempo a quienes apuestan ilegalmente sobre sus propios resultados, dentro o fuera del país. ‘Nuestra actitud hacia esta cuestión es que no nos gusta, y no la aprobamos ni en el fútbol noruego ni en otros países.’

 

La policía, los políticos y la NFF están examinando el modo de abordar las apuestas ilegales y el arreglo de partidos para que no vuelvan a producirse estos incidentes en el futuro, pero la NFF ha manifestado que no es probable que aplace más partidos. ‘Creo que en el futuro no suspenderemos el partido’, ha manifestado Yngve Hallen, presidente de la Federación noruega, ‘pero daremos información al árbitro, al delegado del partido y a los clubes, comunicaremos nuestras sospechas de que el partido ha sido amañado y observaremos su desarrollo todavía más estrechamente.’