Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

Futbolistas en activo y retirados, junto con un conjunto de expertos médicos, se apiñan en apoyo a las demandas de FIFPro para la implementación de un protocolo bien definido en materia de conmoción cerebral en el ámbito del fútbol, que sitúe la seguridad y la salud de los jugadores en un lugar prioritario.

El antiguo ariete del Manchester United y del Real Madrid, Ruud van Nistelrooy, ha manifestado: "Tal acción es necesaria", tras el incidente en que el futbolista uruguayo Álvaro Pereira sufrió una supuesta conmoción cerebral en el reciente partido de la Copa Mundial que disputaron su país e Inglaterra.

"Creo que la razón por la que se necesita un protocolo es proteger a los futbolistas de sí mismos," ha manifestado Van Nistelrooy a la cadena estadounidense de deportes ESPN.

"Pudo verse a este jugador inquieto (Pereira) porque no deseaba abandonar el partido. En ese momento y lugar no puede tomarse una decisión racional sobre la propia salud."

"Me parece obvio que las conmociones cerebrales y las lesiones en la cabeza son una fuente de preocupación en el ámbito del fútbol, y es un tema que debe regularse, puesto que representa un peligro para los futbolistas."Kompany-concussion

En una entrevista concedida a Associated Press, el capitán de Bélgica en la Copa Mundial, Vincent Kompany, recuerda cuando jugó un partido de clasificación para la Copa Mundial contra Serbia el año pasado con la nariz rota, una fractura en la cavidad orbitaria y una ligera conmoción: "Nadie de mi familia estaba demasiado feliz por el hecho de que siguiera jugando."   "Siempre hubiera escuchado la opinión del personal médico, pero en ese momento de nuevo hice lo contrario de lo que aconsejaban."

"Hay que tener en cuenta las emociones y la adrenalina," ha dicho Kompany. "A menos que alguien pise el freno de emergencia, no va a hacerlo uno mismo."

Posteriormente, Pereira ha pedido disculpas por ignorar las órdenes del doctor del equipo uruguayo, que pidió su sustitución: "He pedido perdón al doctor miles de veces, pues estaba aturdido. Era ese momento en que la adrenalina fluye por el cuerpo, quizá sin pensar... lo que realmente quería era contribuir al buen resultado."

Kompany y Pereira plantean un punto polémico. Para dejar a un lado la emoción y cualquier interés particular en tal situación, FIFPro insiste en que los profesionales médicos deben llevar a cabo una evaluación de la posible conmoción en la línea lateral, mientras que la FIFA mantiene que la responsabilidad última la tiene el médico del equipo.

El antiguo capitán de la selección nacional estadounidense, Alexi Lalas, se muestra de acuerdo con FIFPro y ha afirmado que un enfoque independiente es el único camino a seguir: "Ante esa situación debe poder contarse con alguien imparcial para tomar una decisión; alguien a quien no le importe el marcador o si va a ganarse el partido."

"Es vergonzoso que no tengamos algo en práctica ahora mismo. Creo que las cosas se harán, pero más importante aún es que se hagan por el futuro de este deporte."

Lalas añade: "Sea cual sea el deporte que juegues, un día eso terminará y tu vida ordinaria continuará. En su mayor parte transcurrirá sin el fútbol, y lo que deseas es tener una buena vida, estar sano y, si tienes familia, quieres vivir cosas con ella.

"Pero si todo eso termina porque te golpeas en la cabeza y no teníamos un protocolo en práctica, con todo lo que sabemos ahora, entonces es ridículo."  La reacción al incidente de Pereira ha suscitado un debate a nivel mundial, que sitúa la salud y la seguridad de los jugadores en los primeros puestos de la agenda. El médico de la selección nacional italiana, Enrico Castellaci, ha manifestado: "Deberían existir protocolos estandarizados a nivel nacional, europeo e internacional, y todavía no es el caso."

Incluso el médico jefe de la FIFA, Michel D'Hooghe, ha admitido la necesidad de regular procedimientos para responder ante posibles conmociones: "Creo que podemos dar el paso desde las directrices a la norma, y vamos a hacerlo."

Uno de los jugadores más francos del mundo acerca de esta cuestión es Taylor Twellman, antiguo ariete internacional de Estados Unidos, cuya carrera terminó tras sufrir siete conmociones, y que continúa sufriendo secuelas en la actualidad.

"Es decepcionante," ha manifestado Twellman. "Observar esto (el incidente de Pereira) demuestra una cosa: es un trato bárbaro hacia los futbolistas."dempsey-nose

"Incluso con la nariz rota, Clint Dempsey (en el partido entre Estados Unidos y Ghana), fue examinado en la línea lateral. ¿Quién se atrevería a decir que no sufrió una conmoción?"

"La FIFA debe abordar este problema. Estamos en 2014. No estamos en el año 1950. Y lo más importante que hay que recordar es esto: no se trata meramente de la conmoción cerebral. Si a Pereira le vuelve a pasar lo mismo, existe algo denominado síndrome del segundo impacto, que es fatal.

"Se está jugando con la vida de las personas. Tanto preocuparse por las rodillas, los brazos o los tobillos… y solo tenemos un cerebro. Ahora mismo, la FIFA debería estar encargándose de ello. De lo contrario, alguien lo pagará con su vida."

Fotografía (superior izquierda): Reacción inmediata tras el golpe que recibió Álvaro Pereira en la cabeza durante el partido de la Copa Mundial, entre Uruguay e Inglaterra.

Fotografía (superior derecha): Vincent Kompany, visiblemente afectado tras sufrir una lesión en la cabeza durante el partido clasificatorio de Bélgica para la Copa Mundial.

Fotografía (inferior derecha): La estrella estadounidense Clint Dempsey se rompe la nariz en un partido de la Copa Mundial contra Ghana.