Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

El defensa del Dynamo de Moscú, Christopher Samba, ha sido suspendido por dos partidos por la Federación rusa de fútbol, tras responder a un insulto racista en un partido contra el Torpedo de Moscú. FIFPro cree que esta es una mala señal para el mundo del fútbol. El defensa congoleño, que ha jugado para el Blackburn Rovers y el QPR, hizo un gesto con la mano a los aficionados del Torpedo durante el partido disputado el pasado 22 de septiembre.

“FIFPro cree que esta es una señal errónea para el mundo del fútbol”, afirma Tony Higgins, portavoz de FIFPro en la lucha contra el racismo. “Al sancionar a Samba, los aficionados que provocaron la situación ven que da resultado proferir insultos racistas a los jugadores. El club también ha sido sancionado, pero de forma diferente."

“Por supuesto, la Comisión Disciplinaria está en lo cierto al considerar el hecho de que se provocó al jugador. Por otra parte, sería más adecuada una multa proporcional o una suspensión condicional."

“Debe tenerse en cuenta que un jugador apenas puede defenderse en una situación como esta, y que cuando el árbitro y los oficiales no actúan como deberían, no es justo colocar la carga sobre el jugador.”

Artur Grigoryants, de la comisión disciplinaria de la RFU, ha asegurado que “tenemos en cuenta lo que ocurrió en el campo, y que el jugador recibió provocaciones. Por lo tanto, hemos decidido aplicar el castigo más leve posible.” El Torpedo de Moscú verá parte de su estadio cerrado para su siguiente partido debido a los insultos racistas.

Higgins continúa diciendo: “Si realmente un jugador no puede recibir una sanción inferior a dos partidos sin jugar, entonces debe cambiarse el reglamento de la Federación Rusa (RFU). El Comité debe tener plena discreción para juzgar caso por caso y tener la posibilidad de aplicar únicamente una sanción simbólica.”

“Además, la RFU debe introducir también el protocolo de tres pasos de la UEFA lo antes posible.”

Ged Grebby, Director ejecutivo de Sácale Tarjeta Roja al Racismo, ha manifestado: “Es sumamente preocupante que este tipo de insultos racistas se produzca en el fútbol ruso, y más teniendo en cuenta que la Copa Mundial se celebrará en Rusia en el año 2018.”

“Verdaderamente, la RFU tiene que hacer más para proteger a los jugadores contra el racismo, y el mejor modo de ver un cambio real sería realizar una campaña educativa destinada a los aficionados y a los jóvenes."

Ya en el año 2012, Christopher recibió insultos racistas por los seguidores del Lokomotiv de Moscú cuando jugaba su tercer partido para el Anzi Makachkala. Posteriormente, ese mismo año comentó su opinión al respecto de una carta abierta extraordinaria de los aficionados del Zenit de San Petesburgo, que manifestaba que los futbolistas de color tenían “obligación de aguantar y callar.”

Vea la entrevista de Christopher Samba con Sácale Tarjeta Roja al Racismo: