Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

FIFPro no puede tolerar que se trate de manera irrespetuosa a futbolistas profesionales o incluso que se haya tenido que pedir protección a la policía para la seguridad de su familia. El sindicato mundial de jugadores, en nombre de 65.000 jugadores de todo el mundo, está muy preocupado por dos incidentes ocurridos el pasado fin de semana.

El sábado en la segunda división griega, Leonardo Koutris fue víctima de dos camilleros que parecían de todo menos imparciales. El centrocampista del Ergotelis cayó lesionado en el minuto 67 del partido contra el AE Larisa. Los dos "ayudantes" tenían una prisa obvia, ya que el Larisa iba perdiendo por 0-1.

Primero Koutris fue empujado a la camilla, antes de que los camilleros comenzaran a caminar. Después uno de ellos se resbaló dos veces, tirando a Koutris en ambas ocasiones e incluso aterrizando sobre él. Finalmente, tras llegar a la línea de meta, los dos hombres simplemente tiraron la camilla y a Koutris al suelo.

El sindicato de jugadores griegos PSAP reaccionó de inmediato. "Las imágenes del partido entre el Larisa y el Ergotelis no pertenecen al fútbol. Hay reglas que deben respetarse. Es tarea del árbitro juzgar la acción sobre el campo y defender las reglas, no de los paramédicos. Independientemente del momento, no se puede tratar a un jugador como si fuera un saco..."

Al final, el Larisa ganó al Ergotelis por un ajustado 2-1.

Un día después, las cosas empeoraron en Suecia. Mohammed Ali Khan anotó un gol en propia puerta durante el tiempo de descuento, por lo que su equipo el Halmstads BK fue relegado de la primera división de Suecia. Desafortunadamente Khan golpeó el balón pasando por su propio portero en un partido contra el AIK Stockholm.

Khan se convirtió en un cabeza de turco. Recibió amenazas de muerte y decidió presentar una denuncia en la policía. Él dijo en su cuenta de Twitter: "Ódiame, llámame de maneras estúpidas, miente sobre mí. Pero no amenaces ni a mi familia ni a mí. Por causa de las amenazas, hay un coche de policía esperando por fuera y vigilando a mis hijos. Amenazar la vida de mis hijos es tan inhumano y bajo".

El sindicato de jugadores suecos SFS salió en defensa de Ali Khan. "Las amenazas de muerte entregadas ayer a Mohammed Ali Kahn tras un desafortunado gol en propia puerta son totalmente inaceptables. Asumamos la responsabilidad entre todos de proteger a los jugadores y al juego de hechos similares en el futuro".

FIFPro quiere resaltar que todos los futbolistas profesionales también son trabajadores y necesitan ser tratados con el mismo respeto y dignidad a los que tienen derecho todos los trabajadores.

FIFPro sabe que el fútbol es algo más que un simple juego, que también se nutre de emociones, de pura pasión y alegría, y a menudo de ira o decepción. Sin embargo, FIFPro no va a permitir que estas emociones conduzcan a faltas de respeto o daños hacia los jugadores, y menos aún a amenazas de muerte.