Vea lo que sucede en Facebook Twitter YouTube Flickr

FIFPro-Worlds-players-union-mobile-logo

Una nueva investigación demuestra que la inversión en academias de formación para futbolistas juveniles se encuentra en riesgo, pues los equipos prefieren especular sobre el mercado de transferencias, según el Secretario General de FIFPro, Theo van Seggelen.

El respetado Observatorio del Fútbol, CIES, con sede en Neuchatel (Suiza), ha publicado un informe que afirma que el índice de jugadores en los equipos de 460 clubes europeos que se graduaron en sus propias academias ha descendido a un récord mínimo del 19,7 por ciento.

Es el cuarto descenso anual en cinco años: lleva descendiendo desde el 23,1 por ciento alcanzado en 2009. El CIES define a los futbolistas formados por el club como aquellos que han pasado tres años en el equipo que los emplea en la actualidad, y cuyas edades están comprendidas entre los 15 y los 21 años.

Los nuevos datos sugieren que los clubes prefieren gastar el dinero en cuantías por transferencia, antes que invertirlo en sus propias academias, ha manifestado Seggelen.

Jugadores "de la casa" 
Turquía 8.3 %
Italia 8.6 %
Grecia 10.7 %
Portugal 11.1 %
Chypre 11.5 %
Inglaterra 11.7 %
Bélgica 11.8 %
Alemania  13.3 % 
Rumania     14.5%
Rusia 15.7 %

“A este ritmo, las academias juveniles van a tornarse obsoletas,’’ ha afirmado Van Seggelen. “Tenemos que recapacitar: necesitamos un modelo en el que los clubes tengan un verdadero incentivo para la formación de los futbolistas juveniles.”

Únicamente en uno de los países investigados –Bielorrusia– el número de futbolistas de la cantera componía más de un tercio de los equipos, denuncia el informe. En Italia y en Turquía, menos del 9 por ciento de los equipos estaban compuestos por jugadores formados por el propio club.

En septiembre, FIFPro presentó una reclamación ante la Comisión Europea contra el sistema de transferencias, al que califica de anticompetitivo.

La Comisión y la FIFA implementaron modificaciones a las normas de transferencia de los jugadores por última vez en el año 2001, con cinco objetivos principales: estabilidad contractual, solidaridad, equilibrio competitivo, integridad y estabilidad de las competiciones, y formación de los futbolistas juveniles.

“Este nuevo informe destaca claramente que el sistema de transferencias no consigue uno de sus cinco objetivos: la formación de los futbolistas juveniles,” ha afirmado Van Seggelen.

FIFPro pone en tela de juicio dichas normas, 20 años después de haber ayudado al futbolista belga Jean-Marc Bosman a dejar sin efecto un reglamento que permitía a los clubes exigir cuantías para liberar a futbolistas cuyos contratos se habían terminado.