Joey Didulica ANP 2 2500

Caso de futbolista retirado por conmoción cerebral: Joey Didulica

22 de julio de 2020
Joey Didulica calcula que ha sufrido más de 20 conmociones cerebrales a lo largo de su carrera en el fútbol profesional. Una de ellas le cambió la vida.

Este guardameta de origen australiano ganó títulos de liga con el Ajax y el AZ en los Países Bajos, así como con el Austria de Viena. También representó a la selección nacional de Croacia.

En octubre de 2006, unos días después de cumplir los 29 años, fue golpeado en la cara por el balón, ante la portería del AZ.

“Quedé noqueado al instante,” recuerda al ver las imágenes del encuentro en vídeo.

“Cuando el balón me golpeó en la cabeza, caí como un peso muerto. Estuve inconsciente durante una hora.”

Su mujer no estaba presente en el partido. El personal la llamó para que fuera a recogerle pero, cuando llegó, Didulica no la reconocía. “Ni siquiera sabía que tenía un hijo. Y hablaba en alemán.”

Según los testigos, el tratamiento que recibió no era el adecuado. “Cuando me llevaban inconsciente en la camilla, bajando las escaleras, mi cuello no estaba estabilizado. La cabeza me iba de un lado a otro.

“El médico no me envió al hospital; simplemente, me mandó a casa.”

Joey Didulica ANP 3 1100

En los días siguientes, Didulica sintió fuertes náuseas y problemas nerviosos, que le ocasionaron numerosos temblores. Un par de días después, un médico generalista le diagnosticó una conmoción cerebral.

Necesitó casi dos años para reaparecer en la portería del primer equipo del AZ. Más tarde sufrió más conmociones, incluyendo una en un partido contra el Ajax, cuando Luis Suárez –ahora en el Barcelona- chocó con él tras perder un lanzamiento de penalti.

Esa colisión le causó también un grave problema vertebral, y Didulica jugó muy raramente después de ese incidente. En octubre de 2011, puso fin a su carrera deportiva.

Ahora, a los 42 años, afirma que todavía sufre dolores de cabeza recurrentes y otras molestias graves.

“Me siento como si fuera una persona diferente” tras la conmoción cerebral sufrida en 2006, afirma Didulica. “Tengo dolores de cabeza todos los días de mi vida. Incluso ahora mismo lo tengo,” afirma mientras habla con FIFPRO por teléfono desde su casa en Melbourne.

Joey Diduoica Suarez ANP 11

“Me molesta la luz del sol, el resplandor me tortura. Tengo que llevar gafas de sol todo el tiempo. Reacciono ante los ruidos. Me ofusco y no puedo seguir pensando.”

“Si he llevado un día muy agitado o entre mucha gente, entonces me voy a la cama a las 8 o a las 9 en punto. Me siento cansado y agotado, y comienzo a hablar confuso.”

“Creo que también me ha afectado cerebralmente. No es que fuera un Einstein, pero mis resultados en la escuela eran buenos. Ahora, es mucho más difícil para mí procesar información. Continúo yendo a la universidad para mantener en forma el cerebro y ponerme metas, pero me lleva mucho más tiempo.”

Aunque Didulica sufrió múltiples conmociones, nunca fue consciente de los riesgos para su salud a largo plazo.

“Por supuesto que no,” afirma. “No hubo ninguna investigación. Caes enfermo, no hay problema, te recuperarás.”

“Ahora sé que no voy a recuperarme. De ningún modo soy el mismo mentalmente que era en 2006.

“Podría caer en depresión fácilmente, sabiendo todo lo que solía hacer y que ya no puedo.

“No puedo tener un empleo normal, de 9 a 5. No estoy en condiciones, la cabeza me daría vueltas.

“No puedo llevar una vida normal. Y la verdad, temo lo que pueda pasar en el futuro. ¿Entraré en depresión e intentaré suicidarme?”

“Temo que pueda desarrollar una demencia. Tengo solo 42 años.”

Joey Didulica 1 1100 2

Didulica desea aumentar la concienciación acerca de los riesgos de la conmoción cerebral en el fútbol profesional. Sabe que los atletas profesionales siempre desean jugar.

“Es lo más importante en tu vida; harías lo que fuera por tu entrenador para marcar un gol, y ni siquiera considerarías que una conmoción es grave: sí, valdría la pena.”

“Pero queda tanta vida por vivir, otros 50 años más o menos. Y vivir todos esos años con dolor, con visión borrosa o con las consecuencias de una conmoción cerebral… Sabiendo eso, dirías enseguida que no, olvídalo.”

“Si me preguntan ahora, hubiera dejado de jugar al fútbol después de 2006. Cien por cien seguro. Porque ahora veo las consecuencias. La vida sigue y llevo una existencia dolorosa.”

Este contenido ha sido ocultado porque las cookies no han sido aceptadas. Haga clic aquí para reconsiderar.

Sustitución extra y regla de los diez minutos

FIFPRO lleva a cabo una campaña para mejorar el protocolo en caso de conmoción cerebral en el fútbol profesional, lo que -entre otras cosas- da al personal médico diez minutos para llevar al jugador al vestuario y decidir si ha sufrido una conmoción. Como en el rugby y en la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL), podría recurrirse a un sustituto temporal que volvería al banquillo si el jugador no es diagnosticado con una conmoción y se encuentra en condiciones de volver al juego.

“Es definitivamente un buen avance para la seguridad del jugador,” afirma Didulica. “Tendrían que haberlo hecho hace mucho tiempo. Ahora que tenemos más información acerca de la conmoción cerebral y opiniones más expertas, es algo que ni siquiera debería debatirse.

“Se necesita tiempo para evaluar una conmoción cerebral. Y necesitas un entorno tranquilo. Lo último que quieres hacer es tomar una decisión en 20 o 30 segundos, delante de todos los seguidores. Hay hacer preguntas, hay que tranquilizar al jugador y tomar una decisión fundada.

Didulica rechaza las críticas de que esta norma podría utilizarse indebidamente por los equipos y entrenadores que deseen sacar un sustituto extra en los últimos diez minutos del partido. “Creo que son dos debates independientes uno del otro. Si tienes en cuenta la salud y el bienestar de los futbolistas, entonces no debería ni siquiera hablarse de posibles trampas. Hay que proteger la salud de los jugadores por encima de todo.”

¿Desea saber más?

concusión