El fútbol es un deporte abierto a todos.

Nadie debe recibir un trato diferenciado en el fútbol por motivos de género, raza, religión o sexualidad.