Obernard ANP 2500

Cómo Olivier Bernard cambió el reglamento francés de transferencias

3 de marzo de 2020
El joven futbolista francés Olivier Bernard se negó a firmar la renovación de contrato con su club. En consecuencia, la reglamentación del fútbol francés no le permitía continuar su carrera en Francia. Asimismo, se le ordenó pagar una importante sanción. Bernard se negó a ello, acudió a los tribunales y logró cambiar el reglamento francés de transferencias.

Evolución del caso

Bernard fue formado en la academia del Olympique Lyonnais. Con su contrato de formación de tres años a punto de expirar en el verano del año 2000, el club le ofreció un nuevo contrato de un año. Bernard se negó a aceptarlo, y fichó con el Newcastle United en agosto del 2000.

En aquel momento, la reglamentación del fútbol francés estipulaba que los futbolistas juveniles tenían que firmar su primer contrato como profesionales con el mismo equipo que les había formado. No se les permitía unirse a ningún otro club del fútbol profesional de Francia.

El Olympique Lyonnais denunció a Bernard, exigiendo daños y perjuicios por su formación, con una indemnización equivalente a la remuneración que hubiera recibido de haber firmado el contrato de un año con el equipo.

“Para jugar al fútbol profesional, tuve que irme de Francia,” manifestó posteriormente Bernard a FIFPRO. “Esa fue la única razón por la que me fui a Inglaterra, al Newcastle United. No quería dejar Francia: solo tenía 19 años, no hablaba inglés ni estaba interesado en la cultura inglesa.”

Tras su lucha entablada en el sistema judicial francés, Bernard y el Olympique Lyonnais llegaron al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (el Tribunal).

Olivier Bernard Higgins 110
Olivier Bernard y Tony Higgins (FIFPRO)

Decisión

El 16 de marzo de 2010, casi nueve años después de iniciarse el caso, el Tribunal decidió que el reglamento francés imponía una restricción a la libertad de circulación de los trabajadores.

Aunque esas normas no impidieron que Bernard firmara un contrato con un club en otro país, tornaban esa opción mucho menos atractiva, debido a la indemnización.

Asimismo, el Tribunal consideró que la indemnización exigida era excesiva, y que debía limitarse a los costes exactos que el club había invertido en la formación del jugador.

 

¿Por qué este veredicto es tan importante?

Con esta sentencia, el Tribunal reconoce que el club que formó al jugador en cuestión tenía derecho a un desembolso. Sin embargo, el hecho de vincular dicho desembolso estrictamente a los costes de formación, favoreció ampliamente la libre circulación de los futbolistas.

 

Reacción

“Fue muy duro para mí,” afirma Bernard. “No sabía qué había hecho mal. Sencillamente, me negué a aceptar un empleo.”

“Todo ser humano tiene derecho a rechazar un empleo. Por eso fue tan importante para mí ganar este caso. No se puede obligar a nadie a quedarse donde no es feliz. Ya no tenía contrato, así que era libre para marcharme.”

¿Desea saber más?

Casos jurídico