Ki Web Notext

Sung-yueng Ki: “Mi objetivo es ayudar a la gente”

Premio al Mérito Crónicas sobre futbolistas

Comparte esta cita

Cerrar
Ki Web Notext
Sung-yeung Ki_persona
Sobre

Sung-yueng Ki

Excapitán de la República de Corea, Sung-yueng Ki ha ganado el Premio FIFPRO al Impacto del Jugador por su trabajo benéfico con World Vision. El centrocampista del FC Seoul apoya económicamente y da orientación a 30 futbolistas juveniles procedentes de entornos desfavorecidos.

Empecé a colaborar económicamente con World Vision cuando tenía 18 años. Un día estaba navegando por internet cuando me topé con su página, donde había un apartado en el que se podía donar.

Vi la manera en que World Vision ayudaba a personas que atravesaban circunstancias difíciles y eso me hizo comprender que hay mucha gente que afronta dificultades, que necesita ayuda.

En aquel momento mi carrera futbolística comenzaba a despegar. Estaba haciendo algo que amaba, tenía dinero y tenía a mi familia conmigo. Pero muchas de esas personas no tenían nada, no parecía justo.

Así es como empecé a hacer donaciones mensuales.

Dos años después jugué en la Copa Mundial Sudáfrica 2010. Dado que mi nombre es bastante particular en Corea y que mi perfil creció tras jugar en el torneo, el personal de World Vision me llamó y me preguntó: "¿Eres realmente Sung-yueng Ki?"

Ki Sung Yueng Imago0006052061h
Sung-yueng Ki disputa una pelota con Lionel Messi durante la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010

Al principio, no quería que mi nombre apareciera públicamente como donante. Nunca fue mi intención ser visto como tal. Solo quería ayudar a la gente.

Soy cristiano y la Biblia dice que hay que ayudar a quienes nos rodean, y hacerlo de forma discreta. Pero World Vision explicó que cuando doy una donación y lo hacen público, puede inspirar a otras personas a hacer lo mismo.

Entonces conocí a los representantes de World Vision y comenzamos a hacer planes sobre cómo podemos ayudar a más personas en circunstancias difíciles. Comenzamos a construir escuelas y centros médicos en África. Cubrimos también los costos médicos para personas que estaban en condición crítica en el hospital, especialmente niños pequeños cuyos padres no podrían permitirse cirugías vitales.

Durante la pandemia de Covid-19, cuando estuve en España, mi mujer y yo donamos 30.000 dólares en equipamiento médico. Dado que mi mujer, Hye-jin Han, es una actriz muy conocida en Corea, al donar juntos, podemos tener una influencia incluso mayor.

Tras 13 años trabajando con World Vision, ahora nos hemos embarcado en un nuevo proyecto para apoyar a 30 prometedores futbolistas juveniles en Corea. Tienen entre 10 y 18 años y proceden de entornos desfavorecidos.

Algunos de esos jugadores son huérfanos y necesitan a alguien en la vida que les dé consejo y orientación. Cuando uno es joven, es importante tener un sueño. Pero dado que muchos de estos jóvenes proceden de entornos tan difíciles, no lo tienen. Eso me parece increíblemente triste.

Dono entre 4.000 y 5.000 dólares al mes para apoyarles. Eso contribuye a comprar alimentos, pagar alojamiento y equipamiento para el fútbol, y así seguirá durante los próximos cinco años.

Si estos futbolistas consiguen un contrato profesional y terminan cosechando éxito en el fútbol, es maravilloso. Pero eso no es lo más importante: lo más importante es que tengan éxito como seres humanos. Que tengan la motivación de ir en pos de sus sueños, que lo den todo para convertirse en mejores personas.

También intento darles instrucción, puedo ofrecerles mi experiencia y aprendizaje. Por el momento no me resulta fácil reunirme con ellos porque tengo partidos cada semana y tenemos muchos encuentros ajustados en el calendario debido al momento en el que se juega el Mundial 2022. Pero cuando termine la temporada coreana, volveré a verlos con mayor regularidad.

Es importante pasar tiempo con ellos, cara a cara. Si me comprometo a ayudarles pero no me reúno con ellos, entonces ¿de qué sirve? Tengo que escucharles personalmente para comprender sus dificultades y cómo podemos ayudarles a superarlas.

“Si estos futbolistas consiguen un contrato profesional y terminan cosechando éxito en el fútbol, es maravilloso. Pero eso no es lo más importante: lo más importante es que tengan éxito como seres humanos.”

— por Sung-yueng Ki, ganador del Premio FIFPRO al Impacto del Jugador

Durante mi niñez, Ji-sung Park era mi héroe. Imagino lo que me hubiera alegrado si él hubiera pasado tiempo conmigo cuando era pequeño y la gran motivación que me hubiera inspirado. Espero que esto les dé a ellos la misma motivación.

Cuando era más joven, mis objetivos eran jugar en la Premier League, llegar al Mundial y seguir mejorando como futbolista. Ahora mi objetivo es algo diferente. Tengo 33 años y me acerco al final de mi carrera.

Mi objetivo actual es ayudar a las personas y realizar un impacto positivo. No sé exactamente lo que haré cuando termine mi carrera futbolística, pero sé que seguiré participando en el fútbol. De esa manera puedo ayudar a otros y darles esperanza.