Bonang Otlhagile (1)

Bonang Otlhagile: "No tienes que renunciar al fútbol para ser madre"

Crónicas sobre futbolistas

Comparte esta cita

Cerrar
Bonang Otlhagile (1)

Bonang Otlhagile es la capitana de la selección nacional femenina de Botsuana, vicepresidenta del Sindicato de Futbolistas de Botsuana, y recientemente ha sido madre por segunda vez. La defensa, de 36 años, ha estado al frente para garantizar que se respete el fútbol femenino en su país.

Por Bonang Otlhagile

Cuando comencé a jugar para la selección nacional, las futbolistas no estaban muy bien consideradas: no nos pagaban y las condiciones generales eran deficientes.

En 2015 jugamos un partido en Madagascar y ganamos 3-1. Volvimos a Botsuana y nos alojamos en uno de los hostales de la Federación. Al llegar, los oficiales dijeron que no había comida para nosotras y que debíamos volver a casa.

Les dije que era injusto que se esperase que volviésemos a casa: teníamos que analizar el partido y para las futbolistas era un peligro viajar durante esas horas. Sin comida y ya en mitad de la noche, comuniqué a los oficiales que el equipo se quedaba.

Nos pareció que la Federación no nos trataba bien y lo había hecho así durante mucho tiempo. Hablé con el equipo y decidimos hacer algo al respecto.

Dije a las futbolistas que si alguna de ellas temía ser expulsada del equipo debido a esta acción, podían echarme a mí la culpa: no tenía miedo de ser expulsada de la selección nacional. Todas participaron, incluyendo las más jóvenes. Nos pusimos las camisetas de la selección nacional y fuimos al parlamento.

Cuando llegamos allí le dije a las futbolistas que se sentaran. El personal de seguridad llamó al Ministro de Deportes. Nos atendió y preguntó cuál era el problema. Explicamos nuestra situación y llamó al Consejo Nacional de Deportes, y ordenó a ese organismo y a la Federación que debían velar por nosotras. Nos dieron una buena comida y nos dijeron que debíamos permanecer en el campo antes del partido de regreso.

Desde entonces las cosas han ido mucho mejor e incluso, aunque no sean perfectas, ha habido un gran cambio en el trato que reciben las jugadoras.

Bonang Otlhagile
Crédito: FUB – Bonang Otlhagile recibe el premio a mejor jugadora de un partido internacional con su selección
Bonang Otlhagile Africa GA
Bonang Otlhagile, en la asamblea general de FIFPRO África
Bonang Otlhagile Botswana
Bonang Otlhagile, jugando para Botsuana un encuentro ante Nigeria

No sé cuánto tiempo jugaré para la selección nacional. Me acerco al fin de mi carrera y, recientemente, he tenido mi segundo hijo. Pero esa es también una de las razones por las que no deseo retirarme ya.

Muchas futbolistas más jóvenes me observan y no deseo expresarles que si estás embarazada o eres madre, debes renunciar al fútbol. Por lo tanto espero seguir jugando durante otras dos temporadas. Aunque no sea convocada para la selección nacional, seguiré jugando para mi club.

Deseo mostrar a las futbolistas más jóvenes que no tienen que dejar de jugar si están embarazadas o tienen un hijo.

Eso es algo que yo no sabía cuando me quedé embarazada por primera vez; me quedé en casa durante tres meses, porque tenía miedo de acudir al entrenamiento. No sabía qué podría ocurrirme.

Mi entrenador me animó a reanudar el entrenamiento y jugué hasta el séptimo mes de embarazo, cuando consideré que mi bebé ya no estaba seguro si me golpeaba el balón.

Durante mi segunda maternidad, empleé mi tiempo de forma eficaz. Asistí a las sesiones de entrenamiento de la UEFA, a un curso de administración de la FIFA, y a un curso de asesoramiento para jóvenes. Para mí, es importante mantener la actividad en ese periodo. Y cuando me retire, o si no consigo reanudar el juego, seguiré participando del fútbol.

Pero deseo seguir jugando, para que las jugadoras sepan que no tienen que escoger entre ser futbolista o ser madre.