Demitrius Omphroy

Demitrius Omphroy: "Siempre he sido algo además de futbolista"

Transición profesional Crónicas sobre futbolistas

Comparte esta cita

Cerrar
Demitrius Omphroy
Demitrius Omphroy
Sobre

Demitrius Omphroy

A pesar de que le diagnosticaron esclerosis múltiple, Demitrius Omphroy (33) jugó en el Toronto FC de la MLS y fue internacional con Filipinas. Se retiró pronto de su carrera futbolística y ahora trabaja como artista.

Crecí en California, pero el Sporting de Lisboa se fijó en mí y me invitó a su academia cuando tenía unos 16 años. Iba a firmar un contrato al cumplir 18 pero poco después de aquel cumpleaños empecé a notar la visión borrosa y volví a Estados Unidos, donde me diagnosticaron neuritis óptica.

Fue una pesadilla. Todo aquello que quería conseguir y por lo que estaba trabajando se desbarató de la noche a la mañana. Cuando mi vista mejoró decidí volver a jugar y me ficharon para ir al U.C. Berkeley y jugar para ellos. Estaba estudiando Arte. Cuando estaba en mi último curso, me convocaron para jugar para el Toronto FC.

Cuando estaba jugando en Berkeley, empecé a tener el pie entumecido. Tras examinarlo descubrieron que tenía esclerosis múltiple y que la visión borrosa que había tenido anteriormente era una manifestación inicial de la enfermedad.

Todo pasó muy rápido, no me lo esperaba para nada. Pero en cierto modo me tranquilizó entender lo que me había pasado cuatro años antes. Y al mismo tiempo me daba miedo la sensación de desconocimiento, el no saber lo que podía hacerme esta enfermedad. Lo peor que me puede pasar, aparte de morirme, es terminar en una silla de ruedas y no poder practicar el deporte que me gusta.

Jugué un año en Toronto y luego estuve a punto de firmar por el DC United, pero al final no firmé el contrato. Necesitaba un tiempo para reordenar mis prioridades. El diagnóstico de esclerosis múltiple me confundió y seguí como portavoz nacional para dar a conocer la esclerosis múltiple, hablando con otros pacientes y médicos para infundir esperanza, a la vez que yo mismo aprendía sobre la enfermedad.

A mediados de ese año, estaba listo para volver a la esfera internacional del deporte. Tuve la oportunidad de representar al equipo de la selección nacional de Filipinas y no dudé en aprovecharla. No es la selección más fuerte en fútbol, pero aprendí mucho y fue genial representar al país de mis abuelos.

“Terminé dedicándome a algo más creativo. Para mí era una forma de expresarme de distintas maneras.”

Me retiré en 2013, tenía 24 años. Aunque no tuvo nada que ver con la esclerosis múltiple. Precisamente, la EM fue el motivo por el que quise seguir jugando, para demostrarme a mí mismo que podía jugar.

Pero me pregunté si realmente quería seguir jugando. En mi fuero interno sabía que era mucho más que un futbolista profesional y empecé a pensar a qué me dedicaría cuando lo dejara. Siempre he ido probando muchas cosas, pero al final pensé que me quedaría en el fútbol porque era lo que siempre había hecho. Y eso que siempre tuve dudas.

A pesar de que había firmado un contrato, tenía un patrocinador y gozaba del reconocimiento de la gente, no era lo que yo esperaba. Seguía pensando: ¿cuándo empezaré a disfrutar de verdad haciendo esto? Creo que nunca lo hice. Y luego me di cuenta de que no quería ser solo futbolista. Quería hacer algo más, yo siempre había sido algo más que eso. Quería tratar de buscar otras salidas.

Existe un estigma sobre los deportistas, la gente cree que son tontos y que no les importan los estudios. Siempre me fue bien en clase, así que sabía que podía lograr algo más. Siempre había sido mucho más que lo que estaba haciendo.

Terminé dedicándome a algo más creativo. Para mí era una forma de expresarme de distintas maneras. Una era en el campo. Otra era detrás de la cámara. Y ahora lo hago sobre un lienzo con un pincel en la mano. Algunas de las dificultades para ser futbolista son las mismas que las que me encontré para ser artista. Mucha gente quiere ser deportista profesional, pero lo cierto es que no muchos lo consiguen. Es igual de ambicioso decir que quieres ser artista. Pero quería demostrarle a todo el mundo que podía. Y quería demostrarme a mí mismo que podía.

Demitrius Omphroy 3

Siempre me ha interesado el arte, pero me dijeron que como artista no se gana dinero y que si me empeñaba en dedicar mi vida al arte me moriría de hambre. Aun sabiendo lo mucho que me gusta el fútbol, la creación tiene algo; ser artista, pintar y expresarme de esa forma tiene algo.

Mi madre era artista. Ella pintaba acuarelas y óleos, sobre todo naturalezas muertas y paisajes. Mi estilo es difícil de describir, es como expresionista, como moderno contemporáneo. No diría pop o comercial, pero está justo entre esos tres o cuatro estilos. Quizá pueda considerarse moderno contemporáneo expresionista.

Se ha investigado mucho acerca de la esclerosis múltiple. Para mí, se trata sobre todo de tener una buena relación con mi neurólogo y seguir una terapia con medicamentos. No tiene cura, pero como me lo detectaron pronto, puedo llevar una vida bastante normal con muy pocos episodios o recaídas. Últimamente, creo que puedo vivir una vida con muy pocos síntomas, algo que no hubiera sido posible hace 20 años.